Amigos

miércoles, 7 de abril de 2010

Semana Santa en la torre

Llega la Semana Santa y decidimos este año quedarnos en la torre. Iván tiene que trabajar el sábado osea que no podiamos irnos muy lejos.
Los entrenos continúan pero estos días no irá solo, Didi y David también están allí sin trabajar y con ganas de salir tanto a correr como en bici.
Llamada típica de teléfono...
Didi: Oye, que habeis pensado para mañana?
Iván: Hemos quedado a las 7:30 en mi casa para hacer 1h de running y luego bici
Didi: A las 7:30...¿no es un poco tarde? , si queremos hacer 3h de bici yo saldría antes , total que hacemos durmiendo...
Yo estaba alucinando, ya que Iván tenía el bluetooth del coche, por una parte piensas, están locos, pero por otra te alegras de que no sea el tuyo el único que ha perdido el norte ya se sabe mal de muchos....

Pero el viernes iba a cambiar el cuento, Gemma, mujer de David, llevaba tiempo diciendo que queria subir al Castanyer Gros y sin pensarlo mucho a las 11h quedamos en la cadena de la presa de Vallforners, eso sí despues de que el Tri realizara su salida típica matutina....Didi y Carmen y algunos matrimonios más tambien vendrían pero ellos decidieron sólo subir a la presa por miedo a que los niños no respondieran o ellos mismos.
.

Nosotros 8 ya estabamos decididos y con nuestras mochilas a la espaldas empezamos el camino al Castanyer. David tenía miedo por Ona, la benjamina del grupo, y decidimos subir tranquilos, pero Gerard y Aina decidieron tirar del grupo y ellos marcaron el ritmo ... y que ritmo!
Había que cruzar varios rios y eso a los niños les encantaba aunque hubo algún pie que otro en el agua. Al llegar arriba todos contentos y con ganas de comer nuestro merecido bocata, con el cachondeo de siempre ya que Iván llevaba el suyo vegetal de atún y David uno de dos metros de chorizo con queso..
.
La vuelta a casa decidimos cambiar de camino para que Gemma viera tambien la ermita de San Salvador y la nueva casa rural que están construyendo, el camino era más largo pero los niños estaban bien , iban entretenidos abriendo nuevos senderos y buscando esparragos.
Iván y David estaban alucinados con lo diferente que se veían las cosas sin estar montados en la bicicleta.
Al final 12km de trekking familiar, donde todos acabamos con buenas sensaciones y ganas de repetir.
Destacar la actitud de los niños que no se quejaron en ningún momento, Ona llegó la primera a los coches, Gerard acabó llevando él la mochila, Aina que no perdió la sonrisa en ningún momento por dura que fuese la subida y Adri que nos abrió camino buscando las marcas de piedras amontonadas en el suelo...vaya cuatro campeones!!!!

1 comentario:

  1. La verdad es que fue sorprendente, esta crónica tan guapa si que va dedicada a los niños, que se portaron estupendamente, es de admirar.

    ResponderEliminar