Amigos

martes, 25 de mayo de 2010

Crónica del Tri-Bikeforners

Esta semana como nuestro cronista por excelencia se nos a ido a Paris con la familia, tomo yo su relevo y esperando estar a la altura, haré la crónica del Tri-Bikeforners.

Este fin de semana , la cosa pintaba tranquila, Iván todavía con el cansancio acumulado necesitaba empezar a entrenar pero sin volverse loco y Didi seguía sin estar recuperado de la rodilla. Pero la llegada del buen tiempo hace que sea imposible quedarse en casa y el domingo es el único día que pueden salir juntos y aparte de hacer deporte les sirve de terapia.
Así que llamadita de teléfono que eso no falla , y la duda era sí carretera o montaña. Al final se deciden por un dia de cada como el lunes es fiesta aprovecharán para hacer doblete.
Kike también se une a la fiesta, el domingo deciden montaña y claro no podían pasar sin ir a ver la presa de Vallforners , que da nombre al Club, y estos días está increible con un salto de agua impresionante.
Así que más que una salida BTT , se convirtió en una sesión de fotos improvisada pero esta vez con motivo ya que por un lado estaba el salto de agua pero por el otro estaba todo inundado y sólo se veía las copas de los arboles.
I aún así salieron 35 km de montaña que para empezar el día no está nada mal. Y a ritmo de It´s my life de Bon Jovi concluyeron la salida no sin antes dejar claro que el próximo reto era participar pronto el Tri al completo en algún triatlón más que nada para darle sentido al nombre del Club.
El lunes el Club se dividiría, a las 6:30 Iván y Kike saldrían hacer una horita de running para no perder la costumbre y a las 7:30 Iván saldría con Didi para hacer carretera unos 70 km sino me equivoco, y Kike haría montaña en solitario ya que la Orbea la tiene en Barcelona.

Los niños tampoco quisieron perderse el espectáculo de ver la presa desbordada , así que cogimos las bicis y para allí que fuimos....Por el camino nos encontramos a Kike que tambien había llevado a los suyos.
En la foto vemos a Víctor que ya apunta maneras se puso las gafas de bici de Iván y parecía que las había llevado toda la vida...ja,ja,ja
Mas adelante también nos encontramos a Didi con los crios, vamos que ni a cosa echa nos sale mejor.
Foto de recuerdo y para casa que entre una cosa y otra se hizo tarde , tambien nos acompañaron mis sobrinos Marc y Albert. Y al preguntarles, Iván, sí había valido la pena . Marc contestó ¿ y cuando no vale la pena?

No hay comentarios:

Publicar un comentario