Amigos

jueves, 9 de septiembre de 2010

Seguimos con los entrenos..

Y después de la Cebrianenca, que nos ha servido para poner el broche de oro las vacaciones, volvemos a la rutina….los niños al cole y nosotros a trabajar, que ya toca.

Pero los entrenos deben continuar que el marcador de hay arriba marca 23 días para la Challenge Calella así que no hay descanso.

Xavi, Iván y Héctor se preparan para el Ironman, David tiene aquí mismo el Triatlón Olímpico de Tossa donde se encontrará con Jordi Julbe y Maria.

Y Kike y Didi se preparan para el Duatlón de Nuria y veremos si no se encuentran con Juanmi que ya está recuperado de la Transpirenaica.

Así que con este calendario imposible perder un entreno.

Iván compagina los entrenos en solitario, que esta vez ha sido la bicicleta, el lunes se fue hasta Calella, 3horas de bike en carretera para no perder la costumbre y el jueves volvería a repetir. Con los que comparte con Héctor que desde se ha instalado definitivamente en la city todo resulta más fácil.

El martes saldrían a correr a las 6:30, harían 90 minutos de running ya que a las 9 había que llevar a los peques al primer día de cole. Después Iván se iría a trabajar y Héctor haría doblete ya que había quedado con un amigo para seguir corriendo y hacer tirada larga de 30km.

Iván iría después a la piscina con mi hermano, Valen, para haber si todavía se acordaba de nadar en piscina y sí, para que engañarnos, 2000m de croll que no está nada mal con buen ritmo. Eso sí, cansa el doble que en el mar con neopreno.

El jueves volverían a quedar pero esta vez para ir nadar, a las 6:45 en casa de Héctor y de ahí a la playa de Bogatell.

Ritual de vaselina para empezar y después precintaron la llave, porque alguien se olvidó las bolsas estancas…ja,ja,ja, y la metieron en el bolsillo interior del neopreno y a nadar se ha dicho.

6 vueltas a la playa de Bogatell que hacen un total de 4200m en un tiempo de 1:22 minutos que lejos quedan los 49minutos de Banyoles, yo creo que lo que le faltaba es tener a alguien en paralelo…:)

Al montarse en la furgoneta para volver, ésta no arrancaba y tuvieron que llamar al RACC, pensando que era la batería y este al llegar lo primero que le dijo fue ¿no habréis metido la llave en el agua? Así que ya ves a nuestros chicos desmontando la llave y primero secándola con el compresor y después dejándola al sol para que acabara de secar. Total eran casi las 11 cuando aparecía en casa para cambiarse.



No hay comentarios:

Publicar un comentario