Amigos

viernes, 17 de septiembre de 2010

Últimos entrenos...

A menos de 15 días para la Challenge nuestros chicos siguen sin parar.
Y si el martes eran Iván y Héctor quien hacían pruebas con la tirada larga, el jueves era Xavi quien cogía su bici y lo que decimos, que para menos de 100km ya no salen, y cuando quiso darse cuenta había llegado a Tarragona .
Fotito de rigor para certificar hazaña. Y demostrando que ya los km pasan volando y están más que preparados para los 180km del Ironman.

Iván y Héctor habían decidido ir a la playa, pero debido al problema de la llave de la vez anterior, decidí ir con ellos y quedarme vigilando las cosas. Y aunque en un principio tenían pensado hacer la tira de km, tuvieron compasión de mi y sólo hicieron 1500m. Eso sí, yo les recompensé con un pic-nic improvisado en la playa.

El viernes tocaba sesión de parque, que también hay que ejercer de padres. Juanmi trajo las fotos de la Transpirenaica que se había marcado este verano. Esto ya parecen sesiones de terapia donde la frase que predomina es "yo hago tal cosa, pero eso sí, sin obsesionarse" Esta tarde la palma se la llevaría Juanmi ,cuando descubrimos en una de las fotos que tenia tatuado en la espalda una bici y un hombre corriendo, y el cachondeo ha sido pequeño.
Pero en el ambiente se estaba cociendo algo las miradas entre Iván y Héctor eran constantes y no hay que ser muy listo para saber que pasaba, habían echo bici, habían nadado pero no habían corrido y cuatro gotas que caían no los iban a dejar en casa.

Pero esta vez no irían solos. Ya hacía tiempo que Gerard no hacía más que nombrar a un niño de su clase, Adrià, que su padre corría maratones, este verano alguna vez lo habíamos visto por el paseo marítimo pero en el parque no habíamos coincidido en la zona. Pero hoy al haber pocos niños habría surgido el tema. Xavi es maratoniano de pro con más de 20 maratones en su palmares con un tiempo 2:44 min. Y nada que uno más para la terapia.
Y hablando, hablando el tenía el mismo problema, hoy no había salido correr y le faltaba su horita de running.
Así que sin pensarselo dos veces, ya que Héctor, por casualidad, llevaba las bambas de correr encima, se han ido hacer 1 hora de runnig por el paseo marítmo, aún ritmo según había contado Xavi entre 5 y 4 minutos el km.
A la vuelta les había cambiado hasta la cara, ya habían corrido, ya estaban tranquilos y con el convencimiento de que este año prepararían la maratón en condiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario