Amigos

viernes, 22 de abril de 2011

Demasiadas olas...

El miércoles habíamos quedado para ir a la playa, pero al llegar la bandera amarilla y el fuerte oleaje no pronosticaban nada bueno.
Pero ya estábamos alli, los críos habían traído de todo: pelotas, palas, hasta una portería... ellos sabían que cuando se meten sus padres al agua es para rato.

Pero la cosa no estaba clara, había demasiadas olas, solo había surfistas. El sentido común decía que había que dejarlo correr además mis chicos llevan kilómetros de sobra y no hace falta jugársela por un entreno.
Así que Jaume decidió aprovechar el tiempo haciendo pesas...jajaja

Pero había un problema cualquiera le decía a los niños que nos íbamos con el despliegue que habían echo en la playa.
A parte lo que mis chicos veían un problema,el fuerte oleaje. Mis peques veían una diversión y como el que no quiere la cosa, primero una mano y después un pie acabaron dentro del agua disfrutando como enanos con las olas.
Esta vez nos tocaba a nosotros esperar en la arena hasta que ellos acabaran de jugar.

Eso sí, mis chicos tuvieron que escuchar que habían sido unos cobardes por no meterse, mis peques lo habían echo y sin neopreno. Por una vez habían superado a sus padres....jajaja
Y para colmo vino un grupo de triatletas a nadar, pero apenas pudieron nadar 300m y desistieron del intento, era imposible.

Pero hay que recordar que era miércoles día de running y cuando los niños se hartaron de jugar. Fuimos a cambiarnos y salimos a correr nuestros 10 km de rigor. Iván, Héctor, Eli y yo escoltados por Ari y Gerard que nos acompañaron con las bicicletas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario