Amigos

jueves, 5 de mayo de 2011

Maratón de los Monegros y mas

Y este fin de semana no iba a ser menos, donde hay competiciones... ahí están mis chicos.
Y empezaremos por Juanmi, nuestro experto en BTT, que no perdona una y la Marató de los Monegros es una clásica en su agenda. Pero él se lo monta bien se fue nada mas y nada menos que con 12 colegas para Sariñena, a pasar el finde.

La Maratón constaba de un trayecto de 119km que este año prometía algo de más dureza que las anteriores. El primer km era por las calles de Sariñena, después ya entrabas en pista con algo de charcos que embarro algo las bicis, el viento venía de cara pero que mas da había que rodar, en el km 20 venía la zona del rio y curvas. En el 33 el primer avituallamiento y la verdad que a la organización no se le puede poner un pero había de todo agua, aquarius, plátano, naranja.... vaya que a mi chico no le hizo falta llevarse nada de casa.
Después vendría el temido muro de las lamentaciones que se hizo durito, en el km 60 otro avituallamiento y allí deciden reagruparse. De aquí al siguiente avituallamiento son continuos toboganes hasta el 86, otro avituallamiento y ya con algo de bajada y algo de asfalto en los últimos kms se llega al final.
Cansados sí, pero con barro y polvo hasta las orejas también.

Y lo que decimos de la organización a la llegada camiseta de regalo, fideua, cervezas y ternera para todos. Un lujo.
Y como no, tiempazo de mi chico y eso que este año salió a disfrutarla, se tomó su tiempo en los avituallamiento y tuvo tiempo de tomar las fotos para el recuerdo.
Decir también que en esta ocasión mi chico corrió con Cicles Cariñena, ya que Juanmi es amigo tanto de Juan Carlos como de Jordi Cariñena, otros fieras del ciclismo, que también se lo pasaron de miedo.

Y dejamos Sariñena y nos trasladamos a Hospitalet, donde Jaume se presentaba a la nocturna de 10km que allí se celebraba.
La salida era a las 21h en la plaza Europa, y allí estaba Jaume y como no, Antonia lo acompañaba, a la que agradecemos las fotos.
La cursa empezó sin problemas, pero a los 20 minutos mi chico notó un pinchazo en el isquio, y tuvo que sopesar el seguir o abandonar. Y la razón pudo más.... la Half está muy cerca y cuando el cuerpo te avisa hay que escucharlo.
Así que vamos a darle unos días de descanso, que esto seguro no pasa de algo de sobrecarga y como nuevo.
Eso sí, el miércoles te espero en la Rambla.... :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario