Amigos

viernes, 15 de julio de 2011

Nos vamos...

Y llegó el día de la Isostar Desert Marathon, parecía un reto lejano pero ya está aquí...
Así que esperando no dejarnos nada, salimos para el desierto de los Monegros, con la mochila cargada hasta los topes de una mezcla de ilusión y nervios que a veces no te deja respirar, pero que espero que nunca nos falte, por que eso significa que todavía nos encanta lo que hacemos y disfrutamos con ello.

El azar ha querido que nos toque el dorsal 13, no se si será bueno - malo o significa que es un pro...jajajaja. Cuando acabe la cursa lo sabremos...
Aunque nosotros ya le hemos buscado una lectura positiva sobre otro posible reto que ya os contaré a la vuelta.
Desde aquí, le deseo a Iván toda la suerte del mundo, decirte que como siempre tienes todo mi apoyo en este nuevo reto, que voy a estar allí las horas que hagan falta, para una vez mas, estar en la meta cuando llegues.


No hay comentarios:

Publicar un comentario