Amigos

martes, 10 de abril de 2012

B.T.T. en familia

Y como en Semana Santa hay tiempo para todo, mis peques también querían su protagonismo y como no, hay que darselo.
Para ello se pusieron sus mejores galas, hoy tocaba salida de btt, mi sobrino Marc, también se unía a la cita.
Normalmente cuando hacemos este tipo de salidas, cuando piensan ir lejos, yo voy en tandem, me siento mas segura detrás de Iván y mas por caminos que predominan las grietas y piedras sueltas. Pero Iván se ha empeñado en que tengo que cogerle el tranquillo a la bici, esta claro que en los triatlones no me dejan ir en tandem, que no lo entiendo, si yo tampoco quiero ganar solo participar...jajaja
Así que me tocó ir en solitario, destino ermita de Sant Salvador.
Nosotros tenemos la torre en la parte mas baja de la urbanización osea que nada mas salir es subida fijo, hay que cruzarla entera para llegar a los caminos de tierra que evidentemente siguen siendo de subida. Aunque siempre te queda el consuelo que todo lo que sube tiene que bajar.
La verdad que los niños no se quejaban en demasía, siempre tenían la sonrisa en la boca y eso es de agradecer... porque había rampones inhumanos...ya jugábamos a ver quien aguantaba mas la subida sin poner el pie en el suelo y rezábamos para que al girar alguna curva la montaña nos diese una tregua aunque fuera con un falso llano...jajaja
Marc por un momento dudó si Iván se había equivocado y en vez de a la Ermita, Iván había tomado el camino al Turó de l´Home...no os digo mas..

Pero cuando llegas a la cima y empiezas a llanear se disfruta y mucho, las vistas impagables y al llegar al destino se siente uno orgulloso del esfuerzo realizado. Y mas con los peques que tengo, ellos están acostumbrados que su padre llegue a cualquier sitio, es un Ironman...jajaja. Pero que llegue su madre, eso es nuevo y se pasaban el camino animandome y diciendome lo bien que lo hacía, sobretodo si en alguna subida ellos habían puesto pie en el suelo y yo los adelantaba sin parar hasta el final de la cuesta. Al llegar ellos te chocaban la mano orgullosos y claro, eso te da alas para lo que pueda venir después... ;)
En la bajada como os imaginareis ni los vimos, los tres se lanzaron hacia abajo sin pensarselo, las subidas las dominan mas los 2 mayores pero en la bajada el peque es un kamikaze, le dije a Iván que se fuera con él, que yo ya llegaría. pero Iván dijo que prefería no verlo... yo creo que pensó que la peligrosa era yo, ellos están acostumbrados y yo veo una grieta o rocas sueltas y ya estoy pensando que me voy a ir al suelo...así que se quedó conmigo para irme marcando la trazada y corrigiéndome la postura.
Los críos nos esperaron en la presa de Vallforners, que por cierto estaba hasta los topes, y porque les habíamos dicho que haríamos unas fotos porque después de eso ya no los volvimos a ver hasta casa.
Yo creo que estaríamos unas tres horas y pico, pero sin prisa ninguna al estar los cuatro ahí, no nos esperaba nadie así que... sin problemas de horario.
Mi primera subida en solitario resultó todo un éxito...jajaja

4 comentarios:

  1. hola ana, linda salida en bici, desde el mas chico al mas grande metieron pata ahi. y que aguanto mas sin poner el pie en el suelo en la subida?, jeje, sigan asi, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Fede, los críos suben muy fuerte pero aguante el tirón ... Jajaja. Pero me falta mucho todavía. Un saludo.

      Eliminar
  2. Que bueno. Eso es saber disfrutar con la family.

    Ayer, e inspirándome en vosotros, empecé a entrenar sin que ellas se den cuenta.
    Tocó salida andando por el pinar de casa y la playa que la tenemos a 400 metros de la misma. Fueron tres kms andando, alternando el andar con juegos que le hacían correr un pelín. Disfrutamos mucho.
    Hoy como el Jueves tienen piscina, con lo que la próxima salida será mañana, para dejar la bici para el Viernes ya que tienen flamenco al igual que el Sábado.
    Muchas gracias por demostrarme que el deporte en familia también puede realizarse, aunque iremos poco a poco.

    salu2 desde matraquilandia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, David. Se empieza jugando y acabaran siendo unas makinas como su padre. Ellas están acostumbradas a verte y el correr lo ven como algo normal. Pero tus hijas no son runners, estas formando a triatletas, las niñas entrenan las tres disciplinas... Jajaja
      Un beso a toda la familia Matraca.

      Eliminar