Amigos

martes, 10 de julio de 2012

Trail-running en familia

Y esta semana, Iván había tenido que madrugar mas de la cuenta para trabajar y el domingo decidió quedarse en la cama y salir mas tarde con nosotros. A mi me tocaba salir y a los peques hay que cansarlos, así que, no había mucho que pensar...
La ruta elegida fue la de la Ermita de Sant Salvador.
Esta ruta es durilla para ellos, no voy a negarlo, pero saben que aunque al principio es todo subida, la vuelta es todo bajada y les encanta.
Además el camino es todo por senderos por medio del bosque hasta casi el final no cogemos nada de pista y esto aunque la subida es mas pronunciada, para ellos es mas atractivo y les resulta mas divertido.
Yo tengo que fortalecer cuadriceps e Iván dice que la montaña va bien, aunque Encarna y César discrepan un poco, montaña si, pero con cuidado ya que al no tener apenas músculo me puedo lesionar y tienen razón, a la que fuerzo un poco y sobretodo en las bajadas enseguida las rodillas me dan el aviso.
Me hizo gracia porque cuando le dije a César que haría algo de musculación, éste me dijo que hiciera en general porque todos me van bien, cuadriceps para las rodillas, gluteos para no pronar tanto, tronco superior para fortalecer brazos y no meter tanto los hombros, vaya que estoy hecha un cromo. Yo lo único que le pude responder es... yo también te quiero, César...jajaja..es broma, se que me lo dice por mi bien y para que no me lesione. 


En esta salida ocurrió algo que siempre les ocurre a mis chicos y es encontrar un sendero nuevo, Adri lo encontró e Iván lo siguió a ver donde llevaba y da directo a Palestrí y de allí al Sui, así que ya tenemos reto para este verano, subiremos al Sui con los peques a que ellos coloquen su piedra como hacen todos los que suben, es el pico pelado de la foto de arriba a la derecha.
Pero hoy se trataba de llegar a la Ermita y allí fue donde fuimos. Aunque esta vez no estaríamos solos unos caballos nos dieron la bienvenida.
Una vez arriba, los peques estaban cansados, bebieron agua y comieron algo para reponer fuerzas  y se prepararon para la bajada, ahí es donde ellos se ponen delante y a nosotros nos toca seguirlos, Iván va continuamente dando ordenes de como poner los pies, por donde pisar, como frenar...
Y los críos le hacen caso y cada vez lo hacen mejor. Gerard decía que la bajada le incita a correr y no puede parar, la subida no le incita tanto pero bueno, todo llegará...jajaja
Con la tontería tardamos 2 horas y pico, entre paradas y descubrir caminos nuevos, pero como decían ellos es lo bueno de que vayamos los cuatro que no tenemos prisa, no nos espera nadie y es entonces cuando salen corriendo gritando lo de... Triatlón en familia... y es que son unos soles.

Al llegar a casa se dieron un baño y a comer que se lo habían ganado....

7 comentarios:

  1. No paráis, esos niños van a ser los cracks de las carreras del futuro. ya los tengo fichados.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito es perderse por ahí con la familia y descubrir senderos nuevos todos juntos, el triatlón en familia seguro que se va a poner de moda, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sois estupendos! me encanta leeros!

    ResponderEliminar
  4. Que ganas tengo de que mis peques dejen de ser tan peques para que salgan con migo.
    Que gran familia formais

    ResponderEliminar
  5. Ejemplo a seguir de familia unida , sois maravillosos , algun dia subire fotos de cuando los mios de pequños me acompañaban a todas las carreras , bueno me acompañaban y todavia lo siguen haciendo , uno con 25 y la chica con 20 años y hay estan , seguimos riendo juntos,saludos pedazo de familia

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos, sois estupendos. La verdad que es un privilegio poder salir todos juntos, sin problemas de horario o pensando que los crios están solos, poder compartir lo que te gusta con ellos no tiene precio...
    Un beso, chicos.

    ResponderEliminar