Amigos

miércoles, 8 de agosto de 2012

Es tiempo de B.t.t.

Y porque en verano hay tiempo para todo, esta vez tocaba salida en BTT, mas que nada porque los peques también tienen ganas de juerga.
Así que los cuatro junto con mi sobrino Marc, que también se apunta a lo que salga, nos fuimos hacer unos kms o de aventura como les llaman ellos.
El problema que tenemos que la urbanización está en la falda de la montaña y nuestra casa es de las últimas así que vayas donde vayas es subida. Para empezar a coger la pista hay que subir y una vez llegas los caminos son subida, hasta que no llegas arriba de la montaña no empiezas a llanear aunque luego, cuando estas cansado, se agradece toda la bajada...


Pero en fin, salimos a buscar las pistas del Parc Natural del Montseny, que es nuestra zona, y mas que nada porque iba yo y soy un peligro...jajaja
Aunque he de decir que en pista y subida me defiendo bien. Llevábamos rato subiendo, dando vueltas sin llegar a ningún sitio concreto, cuando el peque decidió plantarse. Estaba arto de tanta subida y sabía que lo mas cercano era la Ermita de Sant Elias que está a mil y pico metros con unos rampones exagerados. 
Así que Iván tuvo que darle un giro a la ruta y para volverlo a animar, nos metimos por un GR por el que Iván había ido alguna vez corriendo aunque no recordaba como estaba para ir con la bici.
Pero eso es lo que quieren ellos, aventura.
El sendero era precioso con tramos de todo, hubo ratos en los que se podía ir montado, tramos que no, demasiada roca para ellos e incluso tuvimos que poner la bici al hombro para cruzar algún río y ellos... encantados.
Disfrutaron como enanos, la que peor que lo pasé fui yo. En bajada y con el terreno tan irregular, soy super insegura y ellos unos inconscientes... ;)
Sólo os digo que Iván se quedaba detrás conmigo, porque no se fiaba un pelo de que me pasara algo y los peques por libre. Nos iban esperando en los cruces o al final de las bajadas. Te pasaban con un "adios mami", eso si, al llegar siempre la última, fui la mas laureada..jajaja
Aunque he de reconocer que a fuerza de salir, cada vez voy mejor.
Me acordaba de una conversación que había tenido con mi hermano el día anterior, hablando de que al cerebro hay que darle trabajo o estimulo, no tener miedo a hacer cosas nuevas porque si siempre hacemos lo mismo, como el cerebro ya sabe hacerlo, se relaja.
Yo durante toda la bajada estuve con los cinco sentidos en alerta para no estrellarme o sea que relajarse, lo que se dice relajarse os aseguro que no pudo.
En total salieron unos 25 kms que para mis peques y para estar de vacaciones, ya está bien.

6 comentarios:

  1. Ana esas salidas son una gozada, sobre todo cuando comienzas a improvisar, normalmente te diviertes mucho mas.

    Lo de bajar es otra cuestión que muchos tenemos pendiente,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si, siempre va bien una aventurilla...
      Un saludo

      Eliminar
  2. Disfrutar con la familia esas escapadas no tiene precio. Pasar el día en medio de la naturaleza practicando en común una actividad deportiva, es una de las aventuras más hermosas que nos puede ofrecer la vida.

    Y tranquila lo de bajar somos muchos los que lo llevamos bastante regular...

    Saludos y buenas bajadas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Tantulo, la verdad que es un lujo que a veces no valoramos..
      Y aunque la bici es mi asignatura pendiente pronto podré con ella... ;)
      saludos

      Eliminar
  3. Excelente esa salida y esas fotos, hay que darle duro a esa bici que pronto tienes que estar bajando trialeras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estoy Miguel, intentando poco a poco fortalecer...
      saudos

      Eliminar