Amigos

viernes, 9 de noviembre de 2012

Entrenos y algo más...

Y el miércoles, como no, es el día del entreno grupal. 
La verdad que cada día está mas concurrido, y es que aunque no vino Sergio porque operaban a su peque, Alex, al que desde aquí le mandamos un besazo, hemos recuperado a Josep y tenemos la incorporación de Ignasi, con el que ya habíamos coincidido alguna vez, porque también lo entrena la Coach, pero tenía otro horario. Iván y él tienen ritmos muy parecidos y les gusta entrenar juntos.
Hora de queda a las 20h y a la cita aparte de Ignasi y Josep, estaba César, Rafa, Laura, Salka, Adri, Iván, Encarna, los peques y yo.
Los dos peques, Gerard y Nil, se fueron al parque y el resto empezó el calentamiento. La verdad que da gusto verlos correr y algo de envidia sana, no voy a negarlo, pero bueno ya me he hecho ha la idea que de momento es lo que hay...
Después vinieron los ejercicios de técnica de carrera y empezaron las series.
Hoy tocaba un minuto rápido uno lento, empezaron todos juntos en el lento, pero a la que la Coach dio el aviso del tiempo salieron en estampida y ya todos se disgregaron, excepto Iván e Ignasi que se mantuvieron juntos todo el entreno.


El grupo lo encabezó César con diferencia, para que mentir. Aunque me hizo gracia que cuando terminó me dijo que no había estado fino, que había estado mas lento que el otro día. Yo le contesté que sí, que lo habíamos notado todos...jajaja
Pues menos mal... Iván e Ignasi que iban detrás, no vieron a César en todo el rato, incluso Ignasi le preguntó si había hecho los cambios de ritmo en el mismo circuito que ellos y sí, claro que sí, puedo dar fe de que estaba allí.
A ellos les seguía Laura, después Josep, que poco a poco está volviendo a sus ritmos, aunque si aprieta demasiado, el tobillo todavía se resiente, detrás de él, Rafa y cerrando el grupo Adri y Salka, que como habíamos quedado para comer un bocata y ver el partido después del entreno, vino preparada ya con la camiseta del Barça y es que según cuenta, en el Sahara hay mucho fan del Barça y de Leo Mesi. Y es que el deporte no entiende de fronteras...
Después vinieron los estiramientos, donde ellos  comentaron sus sensaciones y coincidían en algo, todos habían sufrido, pero al acabar, todos tenían la satisfacción del trabajo bien hecho y que el esfuerzo había merecido la pena.

Y como lo habían hecho también nos fuimos a comer el merecido bocata y a disfrutar de su otra pasión, el fútbol, ¿se puede pedir mas?... ;)

4 comentarios: