Amigos

miércoles, 6 de febrero de 2013

Trail en familia...

Y los que no fuimos a la Media de Granollers, algo teníamos que hacer...
Los mas madrugadores fueron Iván y Didi, ambos pese al fuerte viento salieron a correr a eso de las 7:30am.
Hicieron el nuevo camino fluvial que desemboca en la presa de Vallforners y de allí cogieron una trialera nueva que te lleva directo a la Ermita de Sant Salvador, de allí fueron por senderos hasta la Urbanización Can Volart y de allí ya por asfalto de nuevo a casa de Didi que era donde habían quedado e Iván tenía el coche.
Total unos 18kms pero con bastante desnivel. Disfrutaron como enanos, sin piques ni historias. Hacía tiempo que no salían juntos porque Didi está preparando la Pedalada del pueblo y necesitaba coger la bici. Pero sabía que Iván prepara la Maratón y como solo estaban los dos decidieron correr.
Ambos estrenaban zapatillas y tenían ganas de probarlas, fueron a ritmito alegre pero disfrutando de lo que estaban haciendo. A Iván se le dan mejor las subidas y a Didi las bajadas pero se compenetran bien, les gusta lo mismo y se entienden perfectamente.
Después de los estiramientos Iván vino a casa. Y había disfrutado tanto que quiso que nosotros hiciéramos el mismo recorrido.
 Para los críos era demasiado largo así que fuimos en coche hasta el pueblo.
Hicimos el camino fluvial entero, para ir paseando sin prisas está bien pero corriendo, hace continuos toboganes y se hace durillo, es todo por senderos no tocas la pista para nada. Iván como ya había echo su entreno se centro en el peque que hacía los tramos de subida caminando y mi hijo mayor y yo, lo hicimos corriendo sin parar. Bueno, yo iba corriendo, Adri, lo mismo lo tenía pegado que se había parado a caminar pero al momento lo volvía tener enganchado, él lleva su propio ritmo.
Al llegar a la presa, nos paramos para reagruparnos y juntos empezar la trialera hasta la Ermita.
Iván me dijo que tirara era mi hora de entreno, el se preocupaba de los niños, pero que yo fuera un poco a ritmo.
Pero os aseguro que es la trialera mas bestia que he visto nunca, Iván decía que pusiera las manos en los cuadríceps pero yo no sabía si ponerlas directamente en el suelo. Correr imposible, a mitad de camino había un momento que rodeabas durante unos metros la montaña y volvías a subir que hubiera podido correr pero las piernas no atendían ordenes, llevaban un ritmo y ya no podía cambiarlo, a mi favor lo único que puedo decir es que fui constante mantuve el ritmo hasta el final, pero fue duro.

Pero aunque duro iba disfrutando, por el camino había montoncitos de piedras que me indicaban que iba por el camino correcto. Hasta que casi llegando al final me perdí, mirar que iba orgullosa de mi misma pensando que lo estaba consiguiendo. Después de un pequeño rodeo vi una valla metálica, que antiguamente les delimitaba la zona a los jabalis, y pensé que por allí estaría el camino y acerté, escuché voces y al llamarlos ellos estaban ahí mismo, el problema es que estaban al otro lado de la valla. Adrí cuando me vió se partía de risa y empezó a gritar..."Papa, la mama esta al otro lado de la valla...jajaja"...seguido de un.."mama voy a llegar antes que tu..." ;)
Pero tuvo compasión de mi y me ayudó a saltar la valla para volver al camino correcto. Ya apenas quedaban unos metros para llegar a la cima, yo creo que fue la ilusión de llegar que me hizo desconcentrarme.
Eso sí, cuando llegas se te olvida todo, las vistas son espectaculares y el poder llegar tan directo a la Ermita, es una pasada.
Y la ruta genial, tiene de todo, primeros los senderos, luego la gran subida donde los cuadríceps te arden y el corazón se te acelera y ahora para recuperarte solo quedaba bajar, nosotros bajaríamos por la pista para los críos era mas sencillo y el coche estaba allí.
El peque fue el que llegó peor, colorado como un tomate, Iván había subido tirando de él. Pero a los 2 minutos ya estaba por allí liandola con su hermano. Y contento por haber llegado, se cansa pero Gerard es un poco hiperactivo necesita continuamente estar haciendo algo, así que, o lo cansas o no hay quien descanse al llegar a casa....jajaja
Iván y Didi tardaron 1:30h, nosotros yo creo que el doble sino mas, íbamos parando para reagruparnos y que los críos descansaran un poco.
Pero os aseguro que fue genial y la repetiremos mas veces...

8 comentarios:

  1. Que bueno, la tirada que te marcaste y a la vez salir con la familia. Eso si es compaginarlo todo bien.
    Y tengo una duda...Entonces, si Ivan repitió dos veces el mismo recorrido...¿se metió para el cuerpo 36 kms??????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Yolanda, Iván se marcó dos vueltas aunque la segunda no fue tan larga aunque fue más intensa porque tuvo que ir tirando del peque, le dolían más los brazos que las piernas... Jajaja
      Un beso

      Eliminar
  2. Que bien os lo montáis ,ya me voy dando cuenta que va tirando mas los entrenos por la sierra , montaña y que abundan las Ermitas,jajajaja ,,con lo que me gusta ir a mi de romeria , bromas apartes os doy la razon yo personalmente como corro por los caminos no me encuentro por la ciudad , y os admiro poder hacer esas tiraditas todos juntos, por cierto otra vez te volvistes a perder ,jajaja menos mal que tenias a todo el equipo al lado si no todavía estarias de romeria , mira como me quedo esta rima, besos familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría irme de romería contigo Barroso... Jajaja
      Lo de subir a la Ermita nos gusta porque nose parece que te sientes mejor cuando llegas algún sitio, hay un objetivo y lo consigues. Y esta en concreto es un poco talismán, llegar hasta allí, no se te da paz...
      Y si, sólo me perdí una vez voy mejorando mucho... :)
      Un besazo

      Eliminar
  3. Esas subidas son las que te ponen en tu sitio, si me permites un consejo que me dieron hace un tiempo cuando estés en una trialera de esas o un cortafuegos en el momento que puedas trotar aunque sean 3 metros trota, las piernas se recuperan mucho y luego puedes volver a caminar con mas soltura.

    A los chavales dentro de poco no los veis ni la matrícula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te permito un consejo y 200, sabes que son siempre bien recibidos..
      Y te prometo intentarlo la próxima vez.
      muchisimas gracias
      un beso

      Eliminar
  4. A veces tenemos cerca lo que queremos ir a buscar lejos, descubrir esos senderos y esos parajes que tienes cerca y no los conoces, si encima es en familia es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si, a veces lo tenemos tan a mano que no lo vemos...
      saludos

      Eliminar