Amigos

viernes, 17 de mayo de 2013

Buscando sensaciones...

Y faltaba yo por salir a correr pero la cosa se lió, Jess no podía salir, los críos necesitaban de mi atención y se fue al traste el entreno. No pude salir, me conformé con 40 minutos de estática, hay veces que el día no da para mas..
Pero el martes sí, los críos entrenan dos horas seguidas en la escuela de fútbol del Español y es el momento perfecto para salir a correr, entrenamos una horita y aún nos queda otra para ver lo que hacen ellos.
A parte la escuela está justo al lado del rio Besós o sea que es ideal, tenemos el circuito al lado.
Salimos a rodar, Iván ya había dado caña el domingo. Los primeros kms vino conmigo me marcaba el ritmo, el río tiene la medida ideal ya que son 5km de ida y 5 de vuelta. Hay gente que le agobia ir por el mismo sitio, a mi sinceramente me da igual, se que tengo que hacer los 10km lo mismo me da un sitio que otro, en el río hay muchísima gente así que te entretienes viendo a unos y a otros.
Pero aún me noto que no estoy bien, no estoy al nivel que estaba antes, no me noto esa chispa que hace falta. En cambio ves a Iván y él está en un estado de flow constante, podría estar corriendo horas y contra mas se esfuerza o sufre mas disfruta, es la felicidad personificada. 
La ida la hicimos juntos y la vuelta cada uno a su ritmo, pensé que al estar sola bajaría el ritmo pero para nada hubo varios kms que incluso lo aumenté.
Al final en vez de 10kms, nos salieron 12km.
Pero para que veáis el poder que tiene la mente os contaré que cuando iba por el 10, Iván me estaba esperando para acabar juntos pero yo le dije que no podía mas que tirara él que yo ya llegaría. Él me contestó que tranquila, que fuera a mi ritmo que él iría por el césped haciendo técnica de carrera.
Yo iba por el asfalto y mis pensamientos eran, he petado, ya está esto es lo que llaman el dichoso muro, no puedo mas, no voy a parar porque sino esto se va hacer eterno pero las piernas no tiraban, tampoco iba a mirar el reloj porque no era plan de recrearme en mi desgracia. Me extraño adelantar a un hombre pero hace tiempo que dejé de juzgar a los runners, no se que entreno llevaba a lo mejor está descalentando de las series, o recuperandose de una Maratón o sencillamente corre lo que puede bastante hace con tener la voluntad de ponerse un chandal y salir a correr, así que, yo a lo mío y no pregunto.
Lo único que me sacó de mi espiral de despropósitos fue el Garmin, me avisa cada km, dudé en mirarlo porque ¿para que? ya sabía que iba fatal pero pensé voy a mirarlo a ver en cuanto he estropeado la media. Al mirarlo me quedé de piedra había hecho uno de mis kms mas rápidos, por debajo de los que había hecho con Iván, no entendía nada... yo me sentía lenta, pesada. 
Hay que ver como la mente nos puede jugar malas pasadas, deciros que ya no dejé el ritmo hasta el final eso sí ya iba con la sonrisita en la cara y mi pensamiento era...pues no estamos tan mal!!!
Acabé contenta pero está claro que hay algo que me falta, supongo que todo pasa por despejar la mente y salir a correr libre de preocupaciones e historias, pero ese día llegará estoy convencida... ;)



10 comentarios:

  1. correr es un estado de ánimo; es increíble lo que la mente puede influir en cómo corremos y cómo nos encontramos.
    ¿y poder decir con esa sonrisa "me encanta que los planes salgan bien"?

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón.
    Muchas veces la cabeza te pesa más que las piernas. Pero así es la vida. Sin embargo, por otro lado somos unos afortunados por poder desahogar nuestra cabeza con este tipo de cosas.
    Un saludo y sigue así...seguro que pronto llega ese dia libre de preocupaciones y de historias.

    ResponderEliminar
  3. Creo que hay más aficionados al Español entre runners que en otros deportes.
    Ese día de libertad llegará, es como el flow, no lo puedes predecier, pero sabes que llega.

    ResponderEliminar
  4. A mi tampoco me molesta correr por el mismo circuito, todo es mentalizarse y ya está, me alegro que hicieras ese km tan rápido a tus espectativas, buen entreno y a seguir así de bien, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Coincido contigo, en mas de una ocasión he entrenado con sensación de pesadez lentitud y al final cuando ves los datos en el Garmin alucinas, y te das cuenta que no estabas tan mal como pensabas la reacción inmediata es esa sonrisa de la que hablabas.
    Continua que llegará el día en que coincidan ambas cosas, sensaciones y promedios.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad el poder que tiene la mente. Es una de las cosas más importantes que he aprendido con el running, y me ayuda en otros aspectos de la vida, cuando crees que ya no puedes o que las cosas van mal, siempre intento pensar que solo es cuestión de un cambio de actitud.
    Las buenas sensaciones llegarán, a veces son ciclos y cuando menos te lo esperes sentirás esa chispa que hace falta.

    ResponderEliminar
  7. Me has recordado a mi mismo en mi ultimo entrenamiento de ayer. La mente lo es todo, sigue asi Ana!

    ResponderEliminar
  8. La mente nos tiende a engañar, nunca debemos creerla, ciertamente es nuestro organo mas vago no quiere sufrir.

    Cuando empieza a mandarnos esas malas señales lo mejor es efectuar un chequeo de piernas, respiración, pulsaciones y ritmo para ver si confirman lo que nos dice o como era tu caso ayer es que simplemente quería parar.

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, cuando las malas sensaciones además de estar en las piernas se instalan en la cabeza es lo peor, es una especie de taladro que hace que nos bloqueemos más y más. Nos alegramos de que lo superaras. Saludos!

    ResponderEliminar
  10. La cabeza nos hace correr y correr nos arregla la cabeza, una abrazo familia

    ResponderEliminar