Amigos

martes, 9 de julio de 2013

Senderismo en compañia...

Y el entreno de hoy pretendía ser una salida tranquilo, habituarnos a la zona y aun ritmo alto y constante.
La cosa estaba clara, aparcar en el Hotel Sant Bernat y desde allí subir hasta sant Marçal(1093m)
Al llegar me sorprendieron unos carteles en plan, prohibido perros, no saque a sus perros del coche, si trae perros será responsabilidad suya...
Todo el que me conoce sabe que yo a los perros les tengo pánico, me pongo muy nerviosa.
Cuando me acabé de preparar abro la puerta corredera de la furgoneta y me aparecen 2 cabezas de perros san bernardos enormes, parecían osos.. Cerré de golpe y me entró el isterismo, Iván me dijo que saliera, pero era imposible no es que no quisiera, es que no podía. 
Los perros eran las mascotas del hotel, el nombre ya lo dice pero o Iván se llevaba a los perros o yo pasaba ahí la tarde.
Así que Iván intentó alejarlos para que yo pudiera salir y encarar el camino. La idea parecía buena, pero para nada, no hubo manera de despistar a los perros fuéramos donde fuéramos los perros venían detrás.
Fuimos por la pista y los perros detrás pero es que cogimos un sendero que iba bordeando la montaña y los perros seguían ahí. 
No tenía bastante con preocuparme de no caerme que también de los perros. Pero es que Iván iba pendiente de no caerse él, de que no me cayera yo y de que los perros no se me acercaran sabía que cualquier mínimo roce habría echo que yo perdiera el equilibrio.
Yo creo que sabían el camino mejor que nosotros, después de 2 horas conseguí tranquilizarme, ya vi que no hacían nada simplemente nos acompañaban, yo creo que sabían que no estaban los críos y para que no los echáramos de menos, nuestro sino es ir siempre cuatro...jajaja
Aunque os aseguro que cuando se me pasó el miedo, la preocupación era otra, cuando nos parábamos para ver el camino o hacer una foto, los perros se paraban también, a veces se tiraban al suelo ya hechos polvo, yo pensaba que nos cargábamos alguno pero es que no se iban seguían subiendo a donde fuéramos, también bromeábamos con el echo de que cuando llegáramos abajo estaría la policía esperándonos por el robo de los perros y es que fueron unas 3 horas de caminata.
Lo peor es que cuando apenas nos quedarían un par de kilómetros de subida el camino se dividía y se estrechaba pero el caso es que ninguno de los dos se veía transitado, la hierba estaba muy alta y era demasiado tarde para hacer probaturas, así que tuvimos que dar media vuelta pero a mi no me gusta dejar las cosas a medias y a Iván tampoco.
Así que, si por esta parte no se podía subiríamos por la otra.
Así que volvímos al coche, con los perros claro está, y fuimos a encarar la cima por la cara opuesta. Deciros que los perros nada mas llegar se fueron directos al estanque que preside el hotel, estaban cansadísimos...
Eso sí, nadie nos dijo nada yo creo que están acostumbrados que se vayan con los excursionistas pero os aseguro que imponen y mucho, mi peque tampoco hubiera salido del coche...jajaja
Nosotros continuamos para acabar nuestra ruta, esto de que nadie te espere tiene sus ventajas aunque la verdad que los echamos de menos, nos estuvimos acordando de ellos todo el camino.
Al final se nos hizo de noche pero Iván tenía ganas de usar el frontal así que le vino de perlas.
Una vez en la cima tocaba volver a casa, el camino se hizo entretenido no había coches pero tenías que estar super atento porque lo mismo se nos cruzaba un conejo, que una familia de jabalís, es lo que tiene la montaña...

Deciros que el isquio respondió bien, sigo con la rehabilitación me han dado 5 sesiones mas, pero al final de semana ya empiezo a trotar así que vamos por buen camino....

Y no me quiero despedir sin felicitar a Juan Carlos porque este fin de semana se nos fue hacer la travesia Núria-Queralt de 92km y un desnivel exagerado, lo pasó mal los 10 últimos kilómetros pero acabó que es lo importante y pudo quitarse esa espinita que tenía clavada cuando tuvo que abandonar la Emmona el año pasado por problemas en su rodilla.
Pero una vez superados aquí lo tenemos cruzando la meta y recibiendo desde aquí su merecidísimo...
FELICIDADES FINISHER!!!!


14 comentarios:

  1. Buena caminata con compañía inesperada, jejeje.

    Vaya horitas que te gastas para visitar blogs amiga mía....

    Un beso y me alegro que siga esa recuperación por el buen camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me queda corto el día Raúl...jajaja me faltan horas
      un beso

      Eliminar
  2. Veo que continuáis aprovechando bien los días sin hijos, a pesar de los postizos.
    Kilómetros y más kilómetros aunque sea andando para recuperar bien esa pierna.
    A seguir así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que aprovechar que luego es mas dificil, hay que sumar kilometros y darne desnivel a las piernas que si no perderan la costumbre...

      Eliminar
  3. veo q agotasteis a los perros (q ya es difícil). ánimo con ese isquio; con una buena recuperación no habrá ni rastro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No habia manera de que se fueran, si hubieramos ido a Pekin yo creo que se vienen...jajaja
      saludosss

      Eliminar
  4. Esas marchas vienen muy bien para ir entrenando sin cargar los isquios.

    Los San Bernardo imponen pero son de lo mas tranquilo, como volváis otro día seguro que ni se acercan por si les dais otra paliza de esas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, luego me di cuenta que eran tranquilos pero te aseguro que cuando vi esa cabeza dentro del coche casi me da un sincope...jajaja
      un beso

      Eliminar
  5. Lo que toca en esta época veraniega son excursiones de ese tipo, hasta con perros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, correr con esta calor es imposible por lo menos acumularemos kilometros...

      Eliminar
  6. Felicidades a Juan Carlos, carrerón! y a ti, menuda valiente, con perretes y todo! a cuidar ese isquio, confío que todo vaya bien. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una makina, le gusta la montaña y se nota...
      Yo lo pase peor que el con los perros creo...jajaja
      un beso

      Eliminar
  7. Los perros son sabios, ellos sabían que sois cuatro, jeje.
    A mi me pasó algo parecido en una caminata que hice por el cañón del Colca en Perú.Un perro nos acompañó durante toda una jornada entera y se quedó durmiendo delante de nuestro hostal hasta la mañana siguiente que se pegó a otro grupo de excursionistas que lo llevaron hasta su "casa". Tampoco son santo de mi devoción, pero ese perrillo me pareció muy entrañable (pero el nuestro no era del tamaño de un San Bernardo... jejeje)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no si al final ya cuando se quedaban atras los esperabas y todo, se les coge cariño pero al principio imponen mucho...
      un beso

      Eliminar