Amigos

viernes, 22 de noviembre de 2013

Lo prometido es deuda...

Y mi hijo me había dicho que el domingo saldría conmigo y ahora ya no se podía echar atrás. Yo creo que contaba con que todo los pronósticos daban lluvias pero el tiempo dio una tregua y no tuvo mas remedio que cumplir lo prometido...jajaja
Como sorpresita os diré que nos hemos apuntado juntos a una carrera, bueno mas bien lo he apuntado yo pero aquello de ...no quieres correr con tu madre, ahora te vas hartar...jajaja
No se lo ha tomado mal, le ha hecho gracia ya veremos como va. Porque como dice Iván, con 14 años es para hacer distancias cortas a tope, tiene mucho sprint, el fondo para distancias mas largas ya es otra cosa, eso ahora no es lo que le toca, pero iremos a disfrutar del día, son algo mas de 10km por montaña, esperemos que no haya mucha subida...;)
La verdad que cuando sales con él te tienes que reir, es difícil cogerle el punto porque lo mismo esta esprintando que te dice que no puede mas y no sabes por donde cogerlo. 
Durante el camino fluvial fuimos bien, al llegar a la presa hay dos maneras de subir,  cominado o grimpando por el muro de contención o por la pista. Yo subí por la pista hacía tiempo que no lo hacía y me apetecía probar, él lo vio mas duro y prefirió subir por el muro.
La verdad que a mi me fue bien, incluso el se sorprendió que hubiera ido tan rápido, yo creo que era porque subí rápido para poder controlar su subida, a la mitad de la pista se ve el muro y quería tenerlo a la vista por si le pasaba algo, aunque no fue el caso.
Al llegar arriba fotito de rigor para demostrar hazaña y enviarsela a Iván que viera que lo habíamos conseguido.

Ahora tocaba bajar y me dice...bajamos caminando, no?..
¿como? pero si es bajada!!-le contesté, dejate llevar, si fuera subida entiendo que me pida caminar pero en bajada no, y mas tan pronunciada. Yo seguí bajando y de repente me pasa a una velocidad de vertigo, con zancada larga y los talones le llegaban al culo.
Lo miré y me miré yo con mi pasito corto y mis pies que no se levantan un palmo del suelo, ni lo intenté me veía dandome de bruces contra el suelo...jajaja
Solo pensaba, ¿esta es la misma persona que me ha pedido ir caminando hace un segundo?, es de locos.
Aunque lo mejor fue cuando volviendo por la pista me pregunta ¿cuando es la carrera, mama? y le dije que solamente faltaban dos semanas. Y me contesta, entonces este es el último entreno,no? Ahora ya estamos de tapering, ya no corremos más para así  llegar descansados a la carrera,verdad?
Y es que te tienes que reir, se las saben todas, cualquier excusa es buena para no salir a correr.
Al llegar a casa estaba contento, a parte le hice cuatro fotos porque claro, según sus palabras, tanto esfuerzo merecía una crónica...jajaja y al mirar las fotos en casa en todas había salido sin tocar el suelo, así que tuvimos que escuchar que no entrena pero tiene estilazo...jajaja

6 comentarios:

  1. ¡Qué bueno lo del tapering!, ya había hecho todo, jejeje.Bonito lugar y buen entreno en familia.Un beso

    ResponderEliminar
  2. La saga continúa.. A mi personalmente me gusta que venga conmigo a las carreras, pero lo de correr... Lo despido en la salidaaaaaa... Es lo que ahí juventud divino tesoro.

    ResponderEliminar
  3. Guau! qué buena experiencia junto a tu hijo! geniales las fotos y sin duda, aunque le dé un poco de pereza, no me cabe duda que ya le habéis enganchado! un besote

    ResponderEliminar
  4. Esta bien una sesión y tappering :-)), son increibles!!!!

    ResponderEliminar
  5. Jaja, no le perdonaste ni la bajada, ¿eh? Con tu hijo tienes el relevo en el running garantizado! Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué familia tan runner que estáis hechos! seguro que le irá genial esa cursa-regalo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar