Amigos

sábado, 2 de noviembre de 2013

Sobreentreno, sin entrenar

Es raro lo se, pero es lo que Dani Simone, entrenador personal de profesión, nos ha diagnosticado y no solo a nosotros, sino a la mayoría de los que trabajamos en los Encantes y hacemos deporte.
Y es que el cuerpo aún no se ha aclimatado al horario y cuesta acoplar los entrenos, Iván ya ha probado casi todos...jajaja
Empezó levantándose una hora antes y correr antes de ir a trabajar, pero duró dos días al tercero no se levantó, el cuerpo le pedía descanso. Después de trabajar imposible llega a casa casi a las 9 y le están esperando los niños para cenar, yo plego un poco antes para que no estén solos, si se va a correr cuando llega a casa ya los niños están casi apunto de acostarse, no los vería en todo el día y para nosotros el cenar juntos es importante.
Le queda martes y jueves, que son los días que no se abre los Encantes pero es cuando aprovecha para ir a comprar géneros, ordenar almacenes y reponer las paradas para el día siguiente. Yo hago lo mismo pero en casa, el trabajo físico es mas que los días de mercado y el horario impredecible. Cuando te llaman que hay un género en stock que se vende hay que salir buscarlo sea la hora que sea y al tener solo dos días el trabajo se acumula.
Pero cuando uno trabaja tantas horas y de cara al público hay que salir a correr para despejar la cabeza, nos volveríamos locos, así que corremos sí o sí, pero los síntomas de cansancio, dificultad para dormir ...etc  son de sobreentrenamiento y es debido a las horas que pasamos de pie, que como dicen por ahí, todo suma. La solución sería descansar un poco, pero Iván tiene la semana que viene la Maratón del Montseny, así que hasta que no pase, lo de parar va a ser difícil, aparte que el correr lo utilizamos como terapia para despejar la mente, así que seguiremos corriendo e intentaremos descansar cuando podamos...jajaja
Esta semana hemos aprovechado la hora que tiene el peque fútbol para entrenar, nos fuimos al río a rodar un rato 11km me salieron a mi, es la distancia mas larga que he corrido desde que me dio el cólico y la verdad que bien, lo necesitaba. A Iván le salieron mas, como no, él después del calentamiento se hizo unas series que era lo que le tocaba, y yo no se como lo hace pero las clava, 2x4000m las tenía que hacer a 4min/km y cuando acabó, el reloj le marcaba los 16 minutos clavados por serie, es una makina. A ver si pasa la Maratón y ya volvemos a compaginar sus entrenos con los míos y vuelvo yo a las series, que noto que me hacen falta.
Eso si, al acabar llegamos justo para recoger al peque del fútbol, no nos da tiempo ni de cambiarnos, pero como él sale también con ropa deportiva, volvimos los tres corriendo a casa..jajaja
Y la semana pasada salí con él, con el peque. Fue antes de ir al Puigmal la cosa fue así.
-mama, salimos a correr hasta la Meridiana y volver (hay 1200m )
-vale, me visto y vamos (para el ya es bastante)
-bueno mama, mejor lo dejamos que a lo mejor no llego.
Me dolió en el alma ese comentario, mi hijo mayor es alto y delgado por mas que come no le engorda nada, en cambio Gerard come lo mismo y le engorda por los dos y eso que no para, es un poco hiperactivo, pero la comida le gusta demasiado, si me descuido un poco ya ha hecho él la cena. Y el caso es que tiene idea, dice que de mayor montará un restaurante... ;)
La cosa es que tienen constituciones diferentes, pero de ahí a sentirse que el no puede hacer las cosas, eso si que no.
Así que había que demostrarle que él podía, salimos con la consigna de que iba a seguir mi ritmo, nada de meter acelerones y morir a los 300m.
Fuimos juntos, lo fui liando con el rollo de vamos por aquí que nos cruzaremos con el papa que está apunto de plegar, pero con la tontería llegamos hasta la puerta justo cuando Iván salía, se sorprendió gratamente al vernos pero quedaba volver, llevábamos 1,5km así que si llegábamos a casa habríamos hecho el doble de lo que el pensaba.
Ahora también era Iván el que lo iba animando, le iba diciendo el buen ritmo que llevaba, pero el peque le contestó que se estaba reservando para hacer el sprint final y darme el hachazo justo antes de llegar a casa...jajaja
Y lo cumplió, no pude atraparlo, acabó contento y yo mas... Al día siguiente me dijo sorprendido que no tenía agujetas... Has visto, eso significa que podías a ver hecho mucho mas...le contesté, y se quedó mas tranquilo y convencido de que subiría al Puigmal...y así lo hizo.

15 comentarios:

  1. La verdad es que es difícil compaginar tantas cosas, sobre todo lo laboral, pero bueno, creo que hay una mentalidad que hará cuadrar las horas y no perder ritmo,Buen entreno del peque, le engatusastes bien, jeje.Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu aportación de hoy. Me siento completamente identificada contigo. Y eso que no has hablado de la parte más "hogareña del tema", como hacer las comidas, limpiar la casa, lavadoras, etc, etc. Lo peor de todo es que cuando llegue el frío la cosa va a ser aún más tremenda. ¡Cómo! Si no te estoy animando nada, ja, ja, ja,...

    ResponderEliminar
  3. Estamos todos así. El lunes mi mujer se opera de una hernia y tendrá que estar 1 mes sin levantar peso, y con dos niñas la cosa está complicada para entrenar...y estoy a 5 semanas de maratón!

    ResponderEliminar
  4. je, je... menudo pieza. "no puedo.." y luego ves cómo se viene arriba. ESpíritu competitivo o como se llame, el caso es q os ve y os imita.

    Ah, y lo de cuadrar los horarios todo un ejercicio de malabarismo. Ayer hablaba con mi mujer precisamente sobre esto, q no tenemos tiempo entre trabajos, deberes, casa... y rápidamente pensamos en q lo preferimos a tener el tiempo q tendremos en el futuro. Hay q disfrutar de esos momentos, cenas, etc. como si fuese el ultimo

    ResponderEliminar
  5. Es lo malo que tenemos los autónomos, nos faltan horas al día. Me alegro que ya estés recuperada.

    ResponderEliminar
  6. horas , horas me faltan a mi tambien en el dia para hacer todo lo que quiero , me siento muy identificado con vosotros en el aspecto de buscar el hueco para correr de correr para despejar la mente bastante en lo de los niños no por que ya los mios caminan solos pero seguimos estando ahi haciéndoles saber que aunque son mayores viven en casa todavía y que conte que Mi hijo Nico tiene su propia casa pero se vive mucho mejor con mama y papa que me lo hacen todo,jejejejeje ,en fin Ana que me enrroyo y no me para nadie , el peque es listo te dio coba en la carrera y si le gusta el ambiente de bares y restaurantes que se venga conmigo que Nico lo pondra al dia , jajajaja , besossssss

    ResponderEliminar
  7. Que razón tienes!!!! Pero con trabajo, hijos, las cosas de casa..... todos estamos igual.

    ResponderEliminar
  8. Creo que estamos todos igual!! el deporte es nuestra válvula de escape de nuestro día a día! muchas veces me pregunto cómo haré cuando tenga hijos :-S a la verdad que os admiro un montón, compaginar todo, incluyendo los entrenos de los peques!
    Muchos ánimos a Iván en esos entrenos maratonianos! y un beso muy grande para Gerard, dile que no se preocupe, seguro que su metabolismo cambiará, lo importante es que siga moviéndose con vosotros y que tenga claro y mantenga la ilusión que sí puede.
    Saludos a todos!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho la entrada de hoy. No es fácil hacer lo que haces: trabajar, niños, casa... y por eso tienes todo mi reconocimiento. Eres una auténtica superwoman... Y encima sacas un rato para compartirlo y contárnoslo.
    Gracias por emplearnos parte de tu tiempo...

    PD cuidadín con el hachazo final de Gerard, ¡¡qué crack!!

    ResponderEliminar
  10. Ánimo!! la vida de los populares es muy dura.... y cuadrar todo puede ser una autentico rompecabezas pero todo llega y recibimos pequeños grandes premios en forma de detalles impagables.... la sonrisa de orgullo que tendría tu hijo al final de la salida sería uno y la vuestra otro. Saludos familia!

    ResponderEliminar
  11. Me quedo con la segunda parte de la crónica, me encantan los chavales y me tocas el punto débil.
    Viví algo similar con mi niña, ahora tiene 14 añitos , se ha estirado en plan figurín, patina y ya da clases a niñas y todo en un club.
    Hace 3 años se ahogaba a la mínima y quería dejarlo, ahora entrena 3 días ella y da clases en club otros 3 días más !!
    Cambian mucho. Pero sino es así, habrían siempre cosas que se len den mejor que a vosotros ,a buen seguro.
    Un abrazo a toda la family

    ResponderEliminar
  12. Lo bueno es tener siempre a alguien para salir a entrenar, siempre es mucho mas ameno... ya sean amigos, hijos o marido.

    ResponderEliminar
  13. Si es que lo nuestro es para escribir algo, si compaginar la vida laboral y familiar está chungo al meterle encima la vida deportiva ya se nos va de madre totalmente.

    Lo del peque tiene guasa, ¿donde habrá aprendido lo del hachazo?

    BSS

    ResponderEliminar
  14. Que duro es cuadrar los trabajos, las tareas de casa, las actividades extra escolares....te entiendo. Pero lo vamos consiguiendo y no caemos en el sedentarismo como hacen otros. Animo y a seguir luchando, y me ha encantado la salida con tu peque, creo que estas lecciones el día de mañana le harán tener mucha confianza en sí mismo.
    Un abrazo familia.

    ResponderEliminar
  15. Algunas veces leo; que has esto que has aquello, la verdad y como bien dices Ana, falta tiempo papoder hacer cosas que nos ayidarian a mejorar, en mi caso debo madrugar para poder enttenar, por eso creo que tiene mas merito lo que hacemos, en fin, seguro que a Ivan le ira super bien.
    Un.afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar