Amigos

viernes, 17 de enero de 2014

Hoy te fastidio el entreno...

Y hoy tocaba salir a correr, tenemos los entrenos metidos con calzador, vamos que si algo falla en la logística nos quedamos sin estrenar pero hoy no era el caso. El mayor se había ido a estudiar y el peque estaba en su entrenamiento de fútbol así que, todo perfecto.
Fuimos por nuestro recorrido habitual por la Rambla hasta el río, una vez allí ya sin semáforos haríamos nuestras series o cambios de ritmo.
Con el rollo de las lesiones y por miedo a forzar el isquio y recaer, hace ya casi un año que no hago series y se nota, me noto lenta. Pero yo hoy tenía la solución a eso, al llegar con mi voz mas dulce y cariñosa le solté un... puedo fastidiarte hoy el entreno, haces hoy conmigo las series?
Su primera contestación fue un .. tu todavía no estas para hacer series, solo cambia el ritmo cada 500m. Si quieres ves hasta el puente y la vuelta la hacemos juntos.
Osea que tenía que ir sola, para cuadrar los 500m fuí hasta el km2, que apenas quedaban 100m, para empezar mis cambios de ritmos, le dí al botón de los laps para controlar el ritmo y salí, Iván se retrasó algo mas porque el cuando va solo se pone los auriculares de música. 
Pero al segundo lo tenía a medio metro delante mío marcandome el ritmo, había decidido acompañarme.. ;)
Yo intentando mantener el ritmo, que bastante tenía y tenía una voz en mi oreja que me iba diciendo: cadera para delante, bracea, no pierdas la técnica, espalda recta, no hagas la recuperación tan lenta...
Dios!! y yo que no podía ni pensar y menos contestarle, por un momento me arrepentí de haber abierto la boca, con lo tranquila que iba yo a mi ritmo...jajaja

Solo pensaba cuando acabe me alegraré, habrá valido la pena el esfuerzo cuando vea el ritmo en el reloj.
Y así fue, clavé los cambios de ritmo. Se que sin su ayuda no lo hubiera hecho, no estoy a mi mejor nivel pero estamos en el camino correcto.
La vuelta me costó, había muerto en el rio, los 3km que me faltaban para llegar a casa se hicieron eternos porque aparte tampoco podemos ir muy lentos porque el peque sale del futbol y hay que estar allí para recogerlo. Pero eso si, orgullosa de mis fartleks.
A Iván le fastidié su entreno, está claro que esos no son sus ritmos, si te puede ir dando un discurso y no se le altera la voz, pero que queréis que os diga, si es un galgo, a veces lo veo alejarse y parece que va en moto ya ni me planteo seguirlo, moriría a los 100m.
Aparte por un día tampoco pasa nada y se que el también se siente orgulloso y realizado cuando yo hago buenos tiempos, es lo que tiene ser el coach.

8 comentarios:

  1. Fantástico fastidio! A mi en su lugar tampoco me hubiera importado cambiar mi entreno. De vez en cuando es bonito si con ello puedes ayudar a quien quieres y compartir su esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si, está claro que sin el no lo hubiera hecho y él lo sabe...
      un beso

      Eliminar
  2. Seguro que se siente más orgulloso de tu progreso que del suyo, siempre que no abuses, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No abusaré, ahora ya se que puedo hacerlo y ahora a volar sola..
      un beso

      Eliminar
  3. Buen cambio de entreno el de Ivan jejejeje todo sea siempre por vosotras lo digo de verdad he , si mi ,mujer me pidiera que empezara a correr con ella lo haria con los ojos cerrados y dejaria todos mis entrenos hasta ponerla al dia , besos

    ResponderEliminar
  4. Buena sesión has tenido, Iván habrá quedado igual de satisfecho que tu.

    ResponderEliminar
  5. yo también lo hago de vez en cuando Ana, y a pesar de que bufan, les llena de orgullo hacer de entrenador/liebre. De vez en cuando. Que nose transforme en un vicio ;)
    animo y fuera pensamientos negativos relacionados con las lesiones (ya está, no ? )
    abrazos grandes a todas la family!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja
    Lo que me falta a mi, con lo poco que me gustan, ponerme a hacer series (#milmanerasdemorir) con alguien comentando mi técnica de carrera a la oreja jajajaj
    Pero estate tranquila que tampoco le fastidiaste tanto el entreno a Iván, seguro que le encantó
    Un beso

    ResponderEliminar