Amigos

sábado, 19 de julio de 2014

Los cuatro magníficos del río...

Y creo que ya era hora de hablar del cuarteto que se junta en el río Besós a las 6am para marcarse unos kilómetros.
Como os conté, Iván en busca de volver a coger la rutina del deporte no encontró otro hueco que el de las 6 de la mañana para ir a entrenar. Deciros que al principio me daba un poco de cosa, pero cuando me contó el ambientazo que había me quedé mas tranquila.
Al segundo día ya había conocido a Jan, un makina de la bici que al igual que Iván le encanta coleccionar puertos de montaña. Al tercer día ya se agregó Enrique, un amigo y vecino del barrio que al enterarse que Iván iba al río decidió unirse a ellos, aunque hay que decir que Enrique va con mountanbike y no con bici de carretera como va el resto, pero eso si, no pierde comba siempre está pegado al grupo, el día que se la cambie no va a ver quien le tosa.
Y por último y no por eso menos importante tenemos a Antonio ex-profesional del ciclismo, con una técnica envidiable e historias y anécdotas del mundillo de la bici para aburrir.
Vamos que se han juntado el hambre con las ganas de comer, aunque no era difícil ya que el que se levanta a esas horas intempestivas para ir en bicicleta, es que prepara algo o ama el deporte, que es el caso de los cuatro.


Para hacer honor a la verdad os diré que me han invitado a ir con ellos y yo lo agradezco, pero chicos me dais mucho miedo, vais a unas velocidades que ni en moto, vamos que si hubiera un radar en el río, tendríais todos un reportaje ya hecho...jajaja
Y es que tanto Jan como Antonio lo tienen todo controladísimo saben perfectamente lo que se tardan en subir y bajar del río, en ir y venir de la Vallensana o de cualquier puerto de la zona y no se equivocan. Por eso ya se van hasta de excursión, porque claro, hay que combinar los entrenos en plano y con series, con los de en subida.
Y estos entrenos en grupo parecen que funciona porque cada día me viene Iván, con que han superado marcas, y vaticino ya, que el grupo de cuatro poco a poco va a ir creciendo porque sus series, sus escapadas y sus relevos son la envidia del río.
Y yo me alegro, porque ya que te metes el madrugón por lo menos que disfrutes y valga la pena.
Eso si, esto trae consecuencias Iván ya me ha dicho que en vacaciones yo meta lo que quiera en la maleta pero hay que dejar hueco para la bici, porque esta se viene con nosostros no vaya a perder el ritmo este verano que el nivel en el río está muy alto y claro, mi peque que es un clon de su padre ya dice que si Iván se la lleva, la suya también va... Y esto es un lío, porque el coche aunque es familiar para tanto no da, porque todos sabemos que yo no me voy a quedar atrás...jajaja
Pero en fin, ya se vera como salimos de esta...

3 comentarios:

  1. Nada como correr en buena compañía, yo tengo la suerte/desgracia de salir con:
    un bombero, un profesor de educación física y el tercero en discordia uno de esos ejemplares que tiene calidad de nacimiento, con lo que cada vez que voy con ellos... primero me echo a temblar, luego rezo y después aprieto el culete para no quedarme atrás ( que me quedo)
    pues con el coche teneis un problema jejeje, te veo comprando una furgoneta o un mini-bus, para cargar con todas la bicis ;-P

    un abrazo compañera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas echo una makina, Javi, y con esa gente esta claro que es con quien mas disfrutas, os van los retos...jajaja
      Y lo otro creo que si, me veo en furgoneta cada vez necesitamos mas espacio, tocar tantos palos y encima los cuatro, es una locura...jajaja Pero vale la pena..
      besos

      Eliminar
  2. Pues a esas horas me he tenido que cruzar con ellos seguro!!!

    ResponderEliminar