Amigos

sábado, 6 de septiembre de 2014

Día 1: Subida a First (2167m)

Una vez en Suiza, el primer día nos amaneció con lluvia fina, pero decidimos seguir el plan establecido, en Suiza lo lógico es que llueva así que quedarnos en casa esperando un día soleado era absurdo. Teniendo chubasquero cuatro gotas no nos iban a parar.
Fuimos hacía Grindelwald allí cogeríamos un teleférico hacia First (2167m).
La verdad que en Suiza lo tienen super bien montado te dan toda clase de opciones, el teleférico tiene diversas paradas tu decides si quieres hacer todo el recorrido montada en el, subir todo andando o hacer mitad y mitad. Y la bajada lo mismo, nosotros solo compramos billete de ida.
Una vez arriba empezaríamos la ruta hacia los Lagos Bachalpsee, dicen que son de los mas bonitos de Suiza.
El camino estaba súper bien marcado y con unos paisajes increíbles, ponía que tardaríamos unos 50 minutos pero entre fotos y abrir y cerrar puertas para que las vacas no se escapen se pasó el tiempo volando, algún tramo corríamos y es que el camino invitaba hacerlo. La lluvia iba dando treguas pero os aseguro que nos daba igual y no desmerecía un ápice las vistas que eran espectaculares. Una vez en los lagos y después de hacer unas 200 fotos aprovechamos para comer unos bocatas. Desde allí habían mas posibles rutas, como subir a otro pico mas alto, pero aún nos quedaba la vuelta y luego bajar así que no era plan agotar a los críos el primer día..jajaja

De los lagos volvimos a First una vez allí decidiriamos que hacer, si bajar en teléferico o caminando aunque la cosa estaba clara, yo había leído foros donde hablaban que la bajada caminando era increíble. Había unas cuatro horas, pero yo me guardaba un as en la manga, una sorpresa para los peques y a unas malas, si la cosa se complicaba siempre podríamos coger el teleférico a mitad de camino.
El primer tramo era hasta Bort, pero a diferencia del camino de los lagos que era apto hasta para familias con cochecitos, este era ya mas sendero con algún tramo complicadillo y no olvidemos que llovía.
A nosotros nos encantó desde el minuto uno, ibas al borde de la montaña, a la derecha las montañas verdes con sus cascadas, a la izquierda las montañas nevadas que parecían de postal y abajo del todo a lo lejos veías el pueblo. Lo que no veíamos claro era como íbamos a bajar pero nos fiaríamos de los suizos y seguiríamos sus indicaciones. Hicimos tramos andando, tramos corriendo, incluso tuvimos que atravesar cascadas. Recuerdo que uno de los críos se apoyó en una roca y se le movió y me miró muy serio y me dice: estoy apunto de caerme y tu estás feliz... y era verdad, es que miraras donde miraras era una pasada, nos estaba cayendo el agua encima y nos daba igual, mas verde se veía todo, no queríamos que se acabara nunca, cada tramo era mejor que el anterior. Solo cogimos un pequeño tramo de pista, este nos llevó a un cruce donde se podía elegir entre 1h por pista o 40min por el bosque y en picado hacia el pueblo y es que llevábamos 1 hora caminando y todavía estábamos muy arriba. Como comprenderéis ni nos lo pensamos, 40min por medio del bosque.
Era tan en vertical que en muchos tramos habían hecho como escaleras con troncos, pero es que el bosque era una pasada, era el típico de las películas con abetos altísimos. El peque que su fuerte son las bajadas se puso delante a correr y a tirar del grupo. Sólo parábamos para hacer fotos y es que era imposible no parar, a riesgo de mojar el móvil, pero valía la pena.

Este camino nos llevó al pueblo de Bort. Pero aún nos faltaba el segundo tramo ya que nuestro camino había empezado en Grindelwald, que era donde estaba el coche.
Aquí teníamos 3 opciones: seguir caminando, coger el teleférico o la sorpresa que les tenía preparada, las trotti bike.
Como habréis supuesto cogimos la tercera opción, era la típica trampa para turistas, pero estuvimos encantados de caer en ella. Los críos se lo habían ganado, era una especie de híbrido entre bici y patinete, tu única misión era aguantar el equilibrio y frenar porque todo el camino era bajada y preparado para las bicis, los críos disfrutaron como enanos, bajaban a una velocidad de vértigo, iban picados con unos japoneses...jajaja
Pero claro tenían que esperarme porque a mi me daba algo de respeto, por su parte los japoneses tenían que esperar a las japonesas que eran peor que yo, éstas hicieron tramos incluso andando porque les daba miedo según que bajadas.
Aunque a mis hijos ya les iba bien, porque aunque querían correr no querían que se les acabara el camino, se lo estaban pasando genial, ni se acordaban del tute que se habían dado caminando. La verdad que tenemos suerte, porque no se quejaron en ningún momento, y eso que estaban empapados, porque llevábamos chubasquero si, pero los pantalones, las bambas... todo iba mojado después de tantas horas y ellos tenían una cara de felicidad difícil de explicar. Al llegar al coche lo único que preguntaban era... mama, mañana que haremos porque superar esto será difícil....

2 comentarios:

  1. que maravilla de viaje , preciosas fotos , una pasada de subida y como no en familia disfrutando todos junto , me alegro muchisimo que lo hayáis pasado tan bien , al final le disteis caña a los Japoneses jejejeje , besos me pongo al dia de todo , mañana tengo triatlon bueno yo tendre algo mas que triatlon jejejeje

    ResponderEliminar
  2. veo que nos vas a hacer "sufrir mucho" con el relato de tu viaje a Suiza jajaj
    ¡¡que bonito todo!!
    preciosa entrada.

    pobres japos, desde la II Guerra Mundial no habían vivido derrota similar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar