Amigos

viernes, 25 de julio de 2014

Si tu subes, yo también... mi primer puerto

Y yo ya me lo temía, cuando Iván conoce algo nuevo en lo primero que piensa es en enseñármelo, a veces va bien pero otras veces te hace sudar tinta, pero siempre vale la pena.
Y desde que subió a la Vallensana no pensaba en otra cosa. Por todos es sabido que yo y la bici no nos llevamos bien, tengo mis escarceos con ella pero vamos, lo básico para hacer algún triatlón en planito o acompañar a los peques en alguna salida. Pero Iván está empeñado en que la domine, ya estoy temblando porque correr tampoco había corrido nunca y él consiguió que acabara haciendo un maratón, así que con la bici ya me espero cualquier cosa...jajaja
Por eso, en el primer hueco que encontramos nos fuimos para allí, había que cruzar todo el río, este empalmaba con otro carril bici que te llevaba hasta la carretera que te subía hasta el mirador de la Vallensana, todo el recorrido era subida, el primer tramo suave y el último ya picaba un poco.
Nos cruzamos con montones de bicicletas tanto de carretera como mountainbike, ambientazo total...
En la subida era lo que te animaba, verlos bajar, pensabas luego bajaré yo... ;)
La subida me costó aunque logré mantener el ritmo, se nota que no estoy con el mismo nivel de forma que tenía antes del parón por la rodilla, pero fui bien, cada día mejor y eso que Iván no me dejó poner el plato pequeño, decía que tenía que hacer cuadriceps y yo que todavía no se porque le hago caso, no lo puse, eso sí, luego te sientes mejor cuando llegas, piensas...no estamos tan mal, he subido y con el mediano..jajaja
Al llegar hay un mirador, estas en la montaña pero con la playa de fondo y si, lo reconozco, vale la pena... A parte luego pensando, nos dimos cuenta que era mi primer puerto, de baja categoría lo tengo claro, pero no vamos a empezar por el Tourmalet, como en todo en la vida hay que empezar por abajo y este era el apropiado, es una tontería pero me hizo ilusión al pensarlo.
Los puertos son en subida, esta claro, pero si quieres tener estas vistas no te queda otra, luego tienes la bajada que compensa. Aunque en la zona del río esa teoría no vale, porque cuando bajas siempre tienes el viento en contra, que llega un momento que no sabes cual es la subida y cual es la bajada, es de locos.
Pero aún así está muy concurrido, ya de vuelta nos encontramos a Kike, él iba corriendo hoy le tocaba running y también a Richard que estrenaba bici, una 29, si es lo que decimos siempre...aquí nadie entrena.. :P


sábado, 19 de julio de 2014

Los cuatro magníficos del río...

Y creo que ya era hora de hablar del cuarteto que se junta en el río Besós a las 6am para marcarse unos kilómetros.
Como os conté, Iván en busca de volver a coger la rutina del deporte no encontró otro hueco que el de las 6 de la mañana para ir a entrenar. Deciros que al principio me daba un poco de cosa, pero cuando me contó el ambientazo que había me quedé mas tranquila.
Al segundo día ya había conocido a Jan, un makina de la bici que al igual que Iván le encanta coleccionar puertos de montaña. Al tercer día ya se agregó Enrique, un amigo y vecino del barrio que al enterarse que Iván iba al río decidió unirse a ellos, aunque hay que decir que Enrique va con mountanbike y no con bici de carretera como va el resto, pero eso si, no pierde comba siempre está pegado al grupo, el día que se la cambie no va a ver quien le tosa.
Y por último y no por eso menos importante tenemos a Antonio ex-profesional del ciclismo, con una técnica envidiable e historias y anécdotas del mundillo de la bici para aburrir.
Vamos que se han juntado el hambre con las ganas de comer, aunque no era difícil ya que el que se levanta a esas horas intempestivas para ir en bicicleta, es que prepara algo o ama el deporte, que es el caso de los cuatro.


Para hacer honor a la verdad os diré que me han invitado a ir con ellos y yo lo agradezco, pero chicos me dais mucho miedo, vais a unas velocidades que ni en moto, vamos que si hubiera un radar en el río, tendríais todos un reportaje ya hecho...jajaja
Y es que tanto Jan como Antonio lo tienen todo controladísimo saben perfectamente lo que se tardan en subir y bajar del río, en ir y venir de la Vallensana o de cualquier puerto de la zona y no se equivocan. Por eso ya se van hasta de excursión, porque claro, hay que combinar los entrenos en plano y con series, con los de en subida.
Y estos entrenos en grupo parecen que funciona porque cada día me viene Iván, con que han superado marcas, y vaticino ya, que el grupo de cuatro poco a poco va a ir creciendo porque sus series, sus escapadas y sus relevos son la envidia del río.
Y yo me alegro, porque ya que te metes el madrugón por lo menos que disfrutes y valga la pena.
Eso si, esto trae consecuencias Iván ya me ha dicho que en vacaciones yo meta lo que quiera en la maleta pero hay que dejar hueco para la bici, porque esta se viene con nosostros no vaya a perder el ritmo este verano que el nivel en el río está muy alto y claro, mi peque que es un clon de su padre ya dice que si Iván se la lleva, la suya también va... Y esto es un lío, porque el coche aunque es familiar para tanto no da, porque todos sabemos que yo no me voy a quedar atrás...jajaja
Pero en fin, ya se vera como salimos de esta...

sábado, 12 de julio de 2014

Es tiempo de bike....

Y como estamos en fase de volver a coger la forma y fortalecer, que mejor que complementar el running con salidas de bici y si es en familia mucho mejor.
Los críos ya están en fase pre-adolescentes y  ya convencerlos de algo se pone difícil, ellos siempre tienen un no y te llevan la contraria por sistema, no importa quien tenga la razón, la cuestión es liarla. Menos mal que con manita izquierda de momento todavía siguen viniendo con nosotros, protestan pero luego siempre acaban pasando se lo bien y en el fondo saben que les va a gustar lo que hagamos.
Esta vez les convencimos diciendo que era una salida ligera, sólo para fortalecer mis rodillas, ellos me dan 100 mil vueltas en bici así que si saben que voy yo, la cosa no se complicará mucho.
La salida iba bien, Adri, el mayor siempre delante. Iván en la retaguardia acompañando al peque, y de paso me hecha un ojo a mi que sabe que la bici no es mi fuerte, hasta que llegó la subida a la presa. Yo personalmente tenía ganas de probarla, de pequeña nunca pude subirla, recuerdo que me resbalaba ponía el pie en el suelo y luego ya no había manera de volver a arrancar.
Ademas me hacía gracia porque cuando la subía corriendo con Jessica, no íbamos muy deprisa y aún así adelantábamos a los ciclistas. Hoy iba a saber porque,  he de reconocer que no estoy en mi mejor momento de forma pero madre de Dios, prefiero subirla 10.000 veces mas corriendo que en bici, como me costó me dolían hasta las muñecas de apretar el manillar, en un tramo hice hasta eses para ver si iba mejor, pero la rueda patinaba. 
El primero en llegar fue Adri, después yo aunque con bastante distancia y después Iván con el peque, se había quedado con él para irlo animando, Gerard se va quejando pero aguantó como un campeón, no se bajó. Es mas el último tramo, que tiene un desnivel bastante exagerado, había un padre con un crío pequeño caminando, se notaba que era deportista, cuando vio a Gerard sabía el esfuerzo que estaba haciendo y se paró, empezó animarlo y no se marchó hasta que vio que mi hijo llegó arriba, desde aquí le agradezco el detalle, ya que con los ánimos Gerard hizo hasta sprint final.
Eso sí, luego había que verlos bajando cogen una velocidad bestial, yo si os digo la vedad prefiero no verlos, es mas no los veo porque en las bajadas soy la última...jajaja, me dan respeto y no puedo evitar frenar.
También era gracioso verles el pique que llevan con su padre, Gerard en las bajadas y Adri en las subidas, cualquier subida era buena para ver quien las coronaba, lo daban todo y yo a intentar seguirlos... Así que la salida light nos reventó a los cuatro, llegamos muertos a casa...
 Y en la city, en Barcelona, seguimos la misma dinámica se corre lo que se puede y se complementa con bici, Iván sigue con sus salidas matutinas en bici, pero a él ya le dedicaré un post mañana, que también se lo merecen y yo, salgo con el peque. Es graciosísimo porque él es el que va delante abriendo hueco y yo le sigo. Luego tenéis que oír las conversaciones con su padre diciéndole que soy un peligro por Barcelona.
Pero es que señores, presumimos de ciudad moderna que hemos integrado las bicis a la circulación, pero no es verdad. Carriles bicis hay, pero tu vas circulando por ellos y de repente se acaban, tienes que meterte o por la cera o con los coches, que no se que es mas peligroso..
El paseo marítimo es precioso, pero lo mismo, el carril bici está a tramos, no recorre todo el litoral y ahora con la llegada del buen tiempo y los guiris es una locura. Aún así conseguimos llegar a nuestro destino que era el hotel Vela y la verdad que las vistas merecen la pena. La vuelta la hicimos por el interior y pasamos por los Encantes y la Torre Agbar, que tiene mejor acceso aunque a mi ya me va bien para irle cogiendo el tranquillo a la bici de carretera, que Iván ya tiene sus retos para este verano, y creo que los peques, yo y las bicis de carretera están en ellos, que no nos pase nada, ya os iré informando, yo de momento me voy preparando con el peque y el resto ya se verá... ;)

sábado, 5 de julio de 2014

Cada vez mas y mejor...

Podéis echarme la bronca y con razón, y es que os he tenido un poco olvidados, pero el tener los niños en casa hace las cosas mas difíciles. Eso de que nosotros trabajemos y ellos estén de fiesta hace que sea casi imposible mantener una rutina pero aún así algo vamos haciendo.
El domingo volvimos a salir, Iván alargó el recorrido yo le iba recordando que había que volver pero llevábamos un plan B, el peque nos acompañaba con la bici, venía mas que nada por si teníamos alguna molestia hacer el cambio. Pero la verdad que me sorprendí gratamente, habíamos aumentado tiempo, aumentado recorrido y pude acabarlo sin problemas y lo que es mejor sin molestias, es mas parecía hasta que el cuerpo lo agradecía. Así que habrá que darle lo que pide.. ;)
El problema de la cintilla está ya casi olvidado, me queda algo de dolor en la rodilla pero me han dicho que viene del cartílago que está desgastado y al perder masa muscular se resiente, pero esto se arregla volviendolo a fortalecer, es decir, haciendo ejercicio, y en eso estamos.


Aunque Iván está empeñado en que le vuelva a coger afición a la bici, él sigue saliendo cada mañana, ya son un grupo de 4 o 5 los que madrugan para hacer kilómetros de bici de carretera, de momento es lo que mejor le va para su problema de tendón de Aquiles.
Pero es que lo fuerte es que lo que empezó por unos kms por el río, después fue bajar tiempos tanto en subida como en bajada, ya ha degenerado en hacer puertos de montaña, vamos que quedan en el río pero luego se van de excursión. Ayer se fueron hacer la Vallesana, sabe Dios que es, pero Iván ya va loco por llevarnos, y ya su cabeza está maquinando nuevas locuras adaptandose  a los nuevos tiempos.. ¿qué no se pueden correr grandes distancias? No hay problema, hay mil y una manera de seguir haciendo deporte y disfrutando de la montaña que es lo que nos gusta. Sólo es cuestion de irnos adaptando a lo que la vida nos va dando. ¿qué ahora nos toca trabajar mas horas que un reloj? Tampoco hay problema, hay tantos que querrían decir eso, que quejarse sería de necios. Hemos vivido muy bien, con un montón de tiempo libre para hacer lo que hemos querido, ahora estamos en una nueva etapa ni mejor ni peor, diferente, pero no por eso vamos a dejar de vivirla y disfrutarla.
Si ahora tenemos que hacer distancias mas cortas de running las haremos y el resto lo supliremos con caminatas, natación o bici... Será que no hay oferta de cosas por hacer!!!
Lo que estamos deseando es que lleguen ya las vacaciones que nos vamos a desquitar...jajaja
Aunque eso no pasará hasta agosto, pero ya casi podemos tocarlas....