Amigos

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Mi nuevo habitat...

Si esto me lo hubieran dicho solamente un par de meses atrás no lo hubiera creído, nunca he sido fans de los gimnasios. Me llamaban la atención no voy a negarlo pero yo he sido mas de las que me apuntaba y luego los mantenía porque lo que es asistir, va a ser que no.
Nunca encontraba el momento y cuando lo encontraba no coincidía con ninguna clase dirigida y si tenía que ir sola pues como que tampoco, tuve una época buena que iba a la piscina pero fue por necesidad, Iván tenía que preparar su Ironman y sin aprender a nadar iba a ser difícil así que asistiamos dos veces por semana a nadar, después nuestro jacuzzi y a comer...que buenos tiempos!
Pero todo cambia, los tiempos cambian, no se quien me dijo una vez que en la vida siempre había ciclos que solían durar unos siete años. Pues yo creo que a mi me ha llegado esa época, los anteriores fueron años buenos a nivel de tiempo, es decir, todo estaba organizado había tiempo para todo ( para vivir, entrenar, descansar...) . Pero ahora ha debido llegar uno de esos cambios de  ciclo y todo se ha trastocado, pero es cuestión de adaptarse y creo que ya lo estamos consiguiendo.
Ahora ha llegado mi época de gimnasio pues la tomaremos con ilusión, ya le voy cogiendo el truquillo. Al principio fue un caos, iba mas perdida que un pulpo en un garaje, tenía mi pauta a seguir y tenía claro lo que hacer, pero en la sala de fitness había como 200 máquinas de pesas y lo difícil era encontrar la adecuada, para colmo mi hoja estaba en castellano como es lógico, pero las máquinas tenían todas el nombre en ingles, vamos  que tardaba mas en buscar la máquina que en hacer el ejercicio y  una vez buscada, ajustala que esa es otra, con lo fácil que es ponerse unas bambas y echarse a correr...jajaja


Pero ahora ya las tengo todas localizadas y cada vez pierdo menos tiempo en ir de una a otra y prepararla. Ya llevo hasta mis auriculares para escuchar música o ver la tele mientras hago cinta, me estoy integrando, ya se sabe eso de, si no puedes con el enemigo únete a él... ;)
Eso sí, tampoco hace mucha falta sólo con ver a la gente ya te entretienes hay una fauna muy interesante, hay una zona donde están los mas cachas, con sus flexiones y abdominales imposibles colgados de una barra y cogen pesas, que yo creo que no podría ni hacerlas rodar, ahí aún no me he atrevido ni acercarme, vaya moles..
Yo estoy en la otra zona, en la que convivimos chicos y chicas mas o menos de mi edad que van a lo mismo que yo y los jubilados, son unos cracks tienen un control de las maquinas bestial, hacen su rato de elíptica, cinta o bici y su rato de pesas. El otro día había un hombre con bastante edad haciendo abdominales con peso en una maquina y pensé ¿es necesario? pero luego piensas ¿porque no? Hace un tiempo era impensable, yo de pequeña no me imagino a mi madre dejandonos en casa para ir al gimnasio, pero ahora todo ha cambiado mucho, igual ese hombre lleva toda la vida haciendo deporte y sigue con su rutina diaria, es mas yo creo que nosotros seremos de esos, los que estamos acostumbrados hacer deporte, pienso que la edad no va a ser un impedimento para seguir, ¿que nos tendremos que ir adaptando? seguro, pero dejarlo, no creo...
Así que mas que pensar, que esta haciendo esta gente aquí, los comprendo y los admiro, si quieren cuidarse y mantenerse en forma, no seré yo quién se lo impida.
Hoy he empezado a correr en cinta, hasta ahora solo caminaba deprisa aunque lo ponía a lo máximo de desnivel, me he sentido bien aunque ahora me duele todo, pero que me quiten lo bailado, ya tenía ganas.
En asfalto todavía es pronto, las pesas fortalecen pero no a los dos días, es mas, yo todavía no noto nada, pero tengo esperanzas en que funcione, mirandolo positivamente me ha pillado en buena época, en invierno, en la calle hace frío, a veces llueve y yo estoy a cubierto, si hubiera sido en época de buen tiempo hubiera sido mas duro, yo tengo fe en que cuando llegue el buen tiempo estaré perfecta para salir a correr, de momento seguiremos quitando el mono corriendo en la cinta del gimnasio y los domingos haciendo caminatas por la montaña.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Coronando cimas...

Y siguiendo con mi meta de fortalecer, esta semana hemos vuelto a la montaña. Aunque esta vez no hemos ido solos, Koke y Rosa junto a sus sobrinos Isamar y Quim se unieron a mi cruzada.
Ellos han empezado a correr y les tiene también enganchados, pero no les importó bajar el ritmo y cambiar su tirada larga de domingo por caminar a nuestro lado.
En agradecimiento nosotros buscamos una ruta que a ellos también les gustara o les pudiese hacer ilusión y decidimos llevarlos a subir el pico del Sui (1318m). Ellos corren por montaña pero aún no habían coronado ningún pico, así que ambos, salíamos favorecidos.
Os lo he dicho muchas veces pero nosotros al Sui tiene le tenemos un especial cariño, es mas, en agosto fue donde celebramos nuestro último aniversario de bodas. Está claro que hay muchos y mas bonitos Puigmal, Pedraforca, Matagalls... los que queráis, pero si hay que empezar por uno me quedo con el Sui, que está en mi casa,  tenemos tiempo de sobra para irlos coleccioando todos... ;)
Pero hoy tocaba el Sui, la primera parte del recorrido es evidentemente subida, hasta que no llegas a la cima y empiezas a crestear de una montaña a otra, no hay otra que subir.
Se puede ir por pista pero intentamos tocarla lo menos posible, hicimos el 90% del recorrido por sendero, yo lo prefiero, es mas entretenido, variado, y la ruta se hace mas amena.
Íbamos subiendo y yo lo único que les decía era que miraran el paisaje porque era una pasada, íbamos dejando el pueblo abajo a pasos agigantados.

 Fuimos a un ritmo cómodo para todos, con alguna parada para reponer fuerzas y la verdad que tuvimos una suerte tremenda, ya que pese a dar lluvia y mal tiempo tuvimos un día perfecto y al llegar a la cima teníamos unas vistas increíbles desde Montserrat, pasando por las Cingles de Bertí, Puiggracios, Turó de l´Home, Matagalls, el Pirineo ya con algo de nieve hasta la playa, una pasada.
Después de hacernos las respectivas fotos para recordar hazaña y cumplir con la tradición de agregar una piedra, al montón que ya hay pidiendo un deseo, iniciamos la bajada.
Podíamos habernos comido un bocata a mitad del camino pero queríamos enseñarle a Koke y a Rosa un restaurante que se encuentra a mitad de camino, en pleno corazón del Montseny y al que solo se puede acceder caminando, La Casa del Bosc, los dueños son amigos y han vivido allí toda la vida, sólo os diré que parte de la montaña es de su familia y se conocen casi cada árbol y cada piedra de la zona, es un lujazo pasear con ellos por esta zona porque te explican historias y te enseñan cosas que habiendo pasado tu por allí 50 veces, ni te habías fijado.
Y se come de vicio, todo cocina típica catalana... eso sí, luego había que seguir bajando pero os aseguro que ya nos iba bien.
El problema fue cuando se hizo de noche y es que desde el cambio de hora anochece prontísimo, pero todo y que había algunos tramos mas técnicos y a oscuras se hacían mas difíciles, éstos  se convirtieron en los mas divertidos y es que siempre alguno se le iba algún pie, pero éramos un equipo y  nos ayudábamos entre todos, pero es que los críos siempre soltaban alguna gracia y con las risas perdías la concentración y así no se puede...jajaja
Pero Iván que últimamente tiene una orientación admirable nos llevo sanos y salvo a casa. Eso si, ya no le creía nadie porque cuando alguno preguntaba cuanto quedaba Iván siempre contestaba ..que ya estábamos cerca.. pero ese cerca podría ser tranquilamente un par de horas...jajaja

Pero la verdad que pasamos un día estupendo, los mayores por supuesto pero los críos que es lo que a mi me preocupa también se divirtieron. Me sorprendió el peque Gerard,  haciendo planes ya de donde quería ir en la próxima excursión. Y os aseguro que así da gusto hacer las cosas.
Porque como decía Koke, momentos así es de los que quiero llenar yo mi vida porque dinero, trabajo todo eso esta muy bien, pero las vivencias es con lo que te quedas y es lo que te acompañará siempre, y si podemos vivirlas los cuatro juntos pues ya es la bomba.
Agradecerles a Koke, Rosa, Quim y Isamar su compañía y no se porque me da a mi, que no va a ser la última vez que nos encontremos por estos lares...

lunes, 10 de noviembre de 2014

Sigue el sueño llamado Editorial Vanir

Y me lo habéis pedido y aquí lo tenéis, la crónica de la presentación de "El libro de los Bardos" de mi escritora favorita Lena Valenti.
En un principio no se iba hacer esta presentación pero debido a todo lo sucedido en días anteriores y porque sois muchas la que lo habéis pedido, se creyó necesario hacerla.
Y con este tema, mi hermano Valen Bailon, como dueño de la Editorial Vanir, empezó la presentación.
Os diré que en momentos como estos, yo admiro la filosofía de vida de mi hermano, os aseguro que a muchos que les ha pasado lo mismo, ya no han levantado cabeza, es más muchas editoriales han cerrado, pero para la gente que no sabe de que estoy hablando, empezaré desde el principio.
El libro de los Bardos tenía prevista su fecha de salida para el 25 de octubre, en cuanto salieron de imprenta se hizo una primera entrega al distribuidor sin problemas, todo en su fecha prevista. Cuando el siguiente camión va a realizar la segunda entrega en la distribuidora le dicen que no le admiten la mercancía. Cuando avisan a mi hermano no podía creérselo, si este libro lo esperaban como agua de mayo para poder repartirlo a El Corte Ingles, Casa del Libro, Fnac y resto de librerías de toda España.
Se presenta mi hermano en la distribuidora y después de mucho insistir le dicen que cierran, que hacen suspensión de pagos. Esto sin previo aviso a nadie, ni a mi hermano como dueño de la Editorial, ni a las mas de 200 editoriales que trabajan con ellos.
Las perdidas que supone esto para una Editorial son enormes ya que la distribuidoras pagan a cuatro meses vistas. Es decir todo lo que has vendido durante 4 meses atrás lo has perdido, eso sin contar todos tus libros que están repartidos por todas las librerías  que se seguirán vendiendo y tu no lo vas a ver. Esta claro que se puede denunciar e ir a juicio pero todos sabemos como va la justicia en este país y  los montones de triquiñuelas que hay para declararse insolvente.
A todo esto hay que sumarle que en sus inmensas naves están tus libros repartidos por las estanterías, si no quieres que las perdidas sean mayores, intenta sacarlos de ahí como puedas.
Esto sucedía un martes y el libro tenía que estar a la venta el sábado, teniendo en cuenta que te has quedado sin distribuidora estamos hablando de una misión imposible.
Fue una semana de nervios, pero en la que no te puedes hundir sino tener la mente fría y buscar soluciones rápidas. Contrata camiones para sacar tus libros de ahí, busca donde guardarlos, viajes a Madrid para contactar con otras distribuidoras que quieran sacar tus libros y hacer recuento de libros y perdidas...una odisea que muchas editoriales, y es una pena porque hablamos de cultura, no han podido resistir y también se han ido a la quiebra.
Mi hermano es de la filosofía de la que todo en la vida ocurre por algo y a la larga se verá si es bueno o malo, de momento no se sabe, intenta buscarle la parte positiva siempre a las cosas y en vez de hundirse lucha por superarse cada día y yo lo admiro por eso. Y esto es lo que le ha valido para salir adelante,  que a día de hoy El libro de los Bardos esté en todas las librerías con una distribuidora nueva y que la Editorial Vanir siga en pie.


Y como la vida sigue y todo tiene que continuar tanto él como Lena nos hablaron de todas las novedades para el 2015. Y son muchas.
Lena sacará libros nuevos,  aparte de una nueva entrega da Amos y Mazmorras, sacará una trilogía con el sello de Ramdon House, al que le han vendido los derechos. Y un nuevo libro del que sólo nos han dicho que tiene que ver con la música, que la historia transcurre en Ibiza y será muy especial.
A parte mi hermano, Valen, tiene un nuevo reto y es que el también presentará libro este año ya que está escribiendo la biografía de Fernando Belasteguín, nº1 del padel a nivel mundial, un lujazo que confíen en ti para escribir algo así y algo con lo que él también está muy ilusionado.
Así que agarraos y empezar ahorrar porque este año viene cargadito... Yo que queréis que os diga los quiero todos...jajaja
Eso sin olvidarnos de Liah S. Queipo que en cuanto termine algún libro también se le editará, pero me da a mi que este año va a estar muy ocupada. Muchas felicidades guapísima, te deseo una espera tranquila y sin problemas. Besazo
La Saga Vanir tendrá también su final, como sabéis eran 10 libros y el Libro de los Bardos es el nº9 pero con tanto libro para el 2015, se va a hacer de rogar, nos va a tocar tener paciencia. Pero como nos van a tener entretenidas, se nos va a pasar volando.... ;)
También se aprovechó para celebrar los cumpleaños de las dos autoras que por casualidad cumplen años este mes y se terminó con  el turno de preguntas y después como no,  firma de libros y sesión de fotos eso sí, tuvimos un pequeño piscolabis para amenizar la espera en la cola que siempre se forma y  también quien quiso pudo comprar cualquier libro que le faltara.
Después de esto sólo me queda el agradecer la asistencia de todos los allí presentes, porque sois los que hacéis que se siga teniendo ganas de luchar porque sin el apoyo de todos vosotros sería imposible y por suerte ese apoyo sigue intacto y se agradece. Y yo, mientras mi hermano me deje acompañarlo, yo también siempre seguiré ahí.
Besazo chicas y espero haberos informado de todo.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Fortaleciendo en la mountain ...

Y correr de una forma continuada de momento no puedo hacerlo pero bueno yo sigo con mis ejercicios, voy con los papeles a todos lados. Yo que nunca he seguido un plan de entreno básicamente porque era Iván quien lo hacia, yo solo me preocupaba de correr y ahora, hasta el gimnasio voy con las dichosas tablas de ejercicios, que por fin las tengo y ya he podido empezar.
El primer día, no os voy a mentir, unas agujetas inhumanas pero parece que ya va mejor es cuestión de que el músculo se acostumbre.
Pero si de fortalecer se trata ¿que mejor que haciendo subidas? y mas teniendo la montaña a mi alcance los fines de semana.
Así que el domingo para allí que nos fuimos, fue fácil convencer a los niños porque después de mucho tiempo y gracias a la festividad de todos los santos, por fin tuvimos un sábado fiesta,  vamos que parecía que era semana santa, normalmente trabajamos los sábados de 8 a 8 y claro, cuando acabas muchas ganas de hacer cosas no tienes y ya solo queda el domingo para contentar a todos y es difícil. Pero al tener dos días la cosa se puede repartir mejor y hay tiempo para todo. Los críos tuvieron su sesión de padel, de fútbol... así que el domingo elegía yo...jajaja
Pero es que aunque se quejan antes de salir luego su juventud hace que tengan un aguante impresionante.
Y es que nada mas empezar ya el pequeño se escapó y eso que era un rampón del quince y es que el camino picaba en subida, el mayor decía...No me lo digáis, este es el camino mas corto pero mas duro, verdad? Y la verdad era que sí, podríamos a ver ido por la pista pero no tenía mucha gracia y mas cuando hay un PR que va en ascenso directo hacia arriba y ese iba a ser el nuestro, habiendo senderos que se quite la pista... ;)

Arriba nos esperaba la Ermita de Sant Elías con sus maravillosas vistas,  pero a los niños no hay quien los canse así que seguimos coronando los picos cercanos en un constante sube y baja.
Unas 3 horas y algo nos tiramos dando vueltas y es que cuando vamos los cuatro, el factor prisas desaparece nadie nos espera así que, da igual la hora que llegues a casa.
Me hacia gracia porque Iván y yo llevábamos un ritmo constante, llámalo diesel y tanto Adri como Gerard, iban a trompicones lo mismo iban a tu ritmo que te subían al sprint algún tramo, yo hago esos cambios de ritmo y  me rompo algo seguro, y es que lo solían hacer en los tramos de mas desnivel, yo los animaba, porque ellos se divertían así pero seguirlos... imposible...jajaja
Vimos un par de picos mas que a los críos les llamó la atención pero eso nos los guardamos para la próxima, siempre hay que buscarse una excusa para volver.
Una vez en la cima nos tomamos unas galletas para reponer fuerzas, disfrutamos un rato de las vistas y  para casa.
Y si mis hijos corren en la subida, imaginaros si hay algo de bajada, ya no hay quien los pille.
Pero en fin, la cuestión es que se divirtieron y yo me he encontré bien,  la teoría es que no puedo correr hasta que no acabe de fortalecer, pero el trauma no quiere que lo deje del todo, porque sino me pasa lo que en la cursa de la mujer que cogí una sobrecarga en el isquio que yo pensaba que ya me lo había vuelto a romper del dolor que tenía,  por suerte todo quedó en un susto así que aunque sea poco, en elíptica o cinta algo seguiré haciendo. La cuestión es moverse y disfrutar mientras lo haces.