Amigos

lunes, 9 de febrero de 2015

El hombre propone y el destino dispone...

Hace mucho tiempo ya que me he dado cuenta que hacer planes a largo plazo es prácticamente imposible.  Aún así cuando empieza el año nos creamos falsos propósitos y nos proponemos retos a cumplir.  Pero de esos propósitos cuando acaba el año ni nos acordamos y si lo hacemos es igual porque ya hemos abandonado la idea hace tiempo y es que son tantos los factores que pueden hacer que esto cambie, que ya el intentar averiguar que haré el mes que viene para mi es una odisea. Y a nivel deportivo aún mas.
Si a Iván le hubieran dicho hace un año que a día de hoy podría volver a correr no se lo hubiera creído. Y es que la verdad, lo pasamos bastante mal, Iván llegó a creer que ya no podría volver a correr y es que no podía dar un paso sin dolor, el mero hecho de correr unos metros porque no se, perder el bus o el semáforo que se ponía en ámbar, eso suponía estar cojeando el día entero. Y a eso hubo que sumarle el trabajar de pie durante todo el día y el miedo a que se rompiera el dichoso tendón de Aquiles, que podría haber pasado fácilmente. 
El no volver a correr fastidia, pero bueno Iván es positivo y tiene suerte de que se le dan bien todos los deportes y pronto se volvió a enganchar a la bici mas que nada para no perder ese tiempo que el tenía para desconectar y desestresarse. Pero si se hubiera roto, hubiera sido un gran problema y mas siendo autónomos no nos podemos permitir tirarnos 40 días de baja. 
Y hay que tener en cuenta que Iván tenía problemas en los dos tendones, pero gracias a Dios ya está recuperado y ha vuelto a correr, eso sí, con precaución y sin saltarse ningún estiramiento.
Ahora nuestro pensamiento estaba en la Maratón de Barcelona, rebajar marca después de un año sin correr hubiera sido demasiado osado, pero intentar mantener su tiempo. ¿por qué no? Iván ya estaba inmerso en planes de entreno...porque está claro que el que iba a correr era él, yo sigo con mi recuperación que voy poco a poco, sin prisas pero sin pausa.  Pero ya estaba ilusionada por verlo correr de nuevo y en una prueba que le gusta.  Además  había un plus añadido y es que veníais un montón a correr a Barcelona y después de tanto tiempo hablando por los blogs iba a poder veros en directo...jajaja
Ayer fui a una reunión del cole y diréis ¿esto que tiene que ver? pues mucho. La reunión era porque mi crío mayor se nos va de intercambio a Alemania y claro allí estaba yo super atenta, somos padres primerizos en estos temas y eso de que se vaya solo cuando siempre está con nosotros es durillo, aunque creo que es totalmente necesario para él y para su futuro.
Empieza la reunión y dicen... ya tenemos fecha confirmada y vuelos, es el 15 de Marzo. Yo no daba crédito, mira que hay días al año. La conversación con mi hijo fue..
- Adri, el 15 de Marzo
-¿qué pasa mama?
-La maratón de Barcelona
-¿Ibais a correrla?
- Yo no, el papa
-¿Y crees que habrá acabado para esa hora?- ( esto ya con cara de preocupación)
-Tranquilo que conociendo a tu padre, no irá a correr, estaremos todos contigo ese día

Y así fue como en cinco minutos todo lo planeado cambia, como todos los entrenos específicos y pensamientos de haré o no haré se aparcan en un cajón hasta otro momento. Porque no se puede correr un Maratón con la mente en casa, sabiendo que te espera un niño de 15 años que se va por primera vez solo a un país que no conoce, con unas costumbres que no conoce y donde el español le va a servir bien poco. Y va a estar de los nervios pensando que no se olvide nada y que no llegue tarde a un aeropuerto al que para llegar hay que cruzar  Barcelona que casualmente está cortada porque hay un puñado de locos que les ha dado por correr ese mismo día... :)
Y porque en nuestra vida tenemos muy claro cuales son nuestras prioridades y no las vamos a cambiar, y es que cuando se lo dije a Iván no lo pensó ni un segundo. Mi hijo puede estar tranquilo porque tanto su padre, como su hermano, como su madre estarán ahí para apoyarlo y despedirlo...



Y pese a esto, seguimos entrenando cada uno a nuestro ritmo, pero Iván me acompaña siempre que puede en mis caminatas. Yo estoy empezando ya a correr unos minutos así que dentro de poco volveremos a correr juntos y planear nuevas locuras, porque aunque que se,  que la mitad no se cumplen nadie me va a impedir que siga soñando.... :P


11 comentarios:

  1. Vuelves a correr y bien ? Me alegro Lo de tu marido como lo he vivido en primera persona se lo que dices, pero después de ver pasar dorsales por culpa del Aquiles supongo que ha estará pensando en apuntarse a la siguiente. Estos niños jopeeee.

    ResponderEliminar
  2. La vida es así, tenemos a los hijos para siempre. Correr es un hobby y los hijos un deber. Será una buena experiencia en Alemania

    ResponderEliminar
  3. El principal reto es la conciliación de la que hablas, pero no hay amor más grande que ese sentido del sacrificio por otras cosas, pues las prioridades pasan por encima del ego de un dorsal. Competiciones hay muchas, las oportunidades de oro para nuestros seres queridos...pocas, y si encima son buenas, merece ese acompañamiento. El dorsal mejor llevarlo con la seguridad de todo trabajo bien hecho de recuperación y los temas personales... seguir rodando a ritmo inteligente. Buen trabajo familia!!! Todo un ejemplo! Go!

    ResponderEliminar
  4. Las prioridades están claras y maratones hay muchas! ánimo porque no debe ser fácil este cambio para vosotros y espero que tu hijo viva una gran experiencia! un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Vaya casualidad.... Ya lo siento por Iván.
    Pero llamándose este blog como se llama no me cabe ninguna duda de que vais a estar con el chaval para que se sienta arropado hasta el último momento. Seguro que luego tiene una experiencia magnífica en Alemania....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. estoy de acuerdo con Sosaku... por mucha ilusión q nos haga correr silos hijos son los hijos. MAratones hay a patadas ttodos los años.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. En esta vida hay prioridades y vosotros tenéis claro cuales son las vuestras!!! vamos creo que cualquiera haría lo mismo que vosotros.
    Hay más maratones pero solo un hijo que se va a Alemania, y que le vaya muyy bien!!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  8. Tienes mucha razón, Ana, tenemos prioridades. Para mi también es una prioridad él.
    Además, Ivan no correría concentrado en correr si supiese que Adri lo está esperando. Os entiendo perfectamente.
    ¡Ya vendrá otro maratón!

    Un beso, familia

    ResponderEliminar
  9. Iván tiene un fan nuevo.
    En el egoísmo del corredor no siempre es fácil tener claras las prioridades.
    Os voy siguiendo en silencio me alegra ver como das pequeños pasitos para adelante.

    ResponderEliminar
  10. Los días de maratón tendría que estar cerrado el aeropuerto... :)

    Yo habría hecho lo mismo, seguro que os lo agradecerá toda la vida!

    ResponderEliminar
  11. Desde luego la decisión era clara.

    Me alegro que Ivan ya esté en condiciones de volver a correr la Maratón y que tu sigas por el buen camino, eso sí el sábado esperamos poder pasarnos a veros!!!!.

    Besos

    ResponderEliminar